apto para 18+

Aquí hay sexo: 10 juegos sexuales para San Valentín

Diego Arguedas
A la hora que se publica este blog muchos estarán terminando sus cenas de San Valentín. Está bien pasar un tiempo en pareja, pero me molesta lo comercializado que está la fecha (reflejo horrible de nuestra civilización occidental), entonces les tengo un plan B que no requiere dinero. Sí, adivinaron, algo con sexo.

Tal vez ya pensaron en pasar a comprar condones y no necesiten mis ideas o del todo prefieran pasar una noche sin perder los calzones, pero nada pierden leyendo.

Ojo, que no menosprecio el tiempo de calidad en pareja. Solo creo que:

a) ese tiempo no DEBE ser necesariamente el 14 de febrero;

b) si es ese día, no te quiero en función de lo que gaste en tu regalo;

c) quedarse en casa con una bolsa de malvaviscos y una cocinita de gas puede ser igual o más divertido que el restaurante francés que reservaste desde diciembre.

También tengo que aclarar que muchas veces es mejor ver una película abrazados o solo pasar la noche juntos que terminar sudando bajo las sábanas, pero hey, una buena cogida no ha matado a nadie. O bueno, casi a nadie.

Entonces, si ya ustedes fueron a cenar pero todavía tienen algún tiempo libre y energías para hacer algo más barato, íntimo y emocionante que decidir entre aretes de perlas vietnamitas o de rubíes, pongan atención. Aquí van 10 juegos sexuales que me encontré en Internet y que no son las aburridas rutinas de frutas, maestros o cuerdas.

1)Uno de la pareja, digamos él, coloca siete acciones sexuales escritas en tarjetas boca abajo, pero solo una se hará realidad. Ella debe ir abriendo las cartas una por una hasta llegar a la última, pero por cada una debe pagar una prenda. Así ella puede ver como se pierde “sesión de masaje en los pies” o “sexo oral en el jacuzzi” hasta que llegan a la última, apenas tal vez con el calzón y los aretes. Y esa última carta, sea lo que sea, le toca pagarla a él. Escuché que en una ocasión la última carta decía: hacer las otras seis acciones. Esa fue una buena noche...

2) Ambos tienen sus medias puestas, pero solo las medias. El reto: que el otro termine sin ellas. Imaginen el rebote natural de todo, las risas a mitad del forcejeo.

Se vale mordiscos (pero con cariño, ¿sí?),

pellizcos o nalgadas, todo en procura de que tu pareja quede descalza lo más rápido posible. Quien gana, decide qué pasa durante el resto de la noche.

3) Strip Twister. En vez de perder una mano o un pie cuando se resbalan, pierden una prenda de ropa. O Naked Twister, más fácil.No creo que deba explicar más ;)

4) Este requiere una moneda y un cronómetro. Tiran la moneda y si sale cara, él le da sexo oral a ella por dos minutos y si cae cruz al revés. Cuando suena el cronómetro, quieran o no, se detienen y tiran de nuevo. Así siguen... Si cae tres veces seguidas de un mismo lado, vamos por el coito. Llegará un momento en que ninguno querrá ceder y, por pura terquedad, seguirán tirando la moneda y comiéndose mutuamente. Viva el azar, carajo.

5) Tomen un juego de Jenga y escriban en algunas piezas ciertas acciones sexuales, como “caminar el resto del día desnudos” o “la persona que mueve esta pieza debe obedecer al otro durante dos horas”. Sean creativos, porque yo no logré mucho con esos dos ejemplos.

6) Este se puede jugar en grupo. Es una aplicación para iPhone llamada Dirty Games  que se basa en verdad o desafío. Las opciones van desde “el próximo turno deberás jugar sentado en el regazo de la persona a tu derecha” hasta “besa a dos personas y decide cuál es la mejor” y conozco amigos que han roto hielo y bajado pantalones con esto. También puede ser divertido para parejas que estén aburridas una tarde.

7) Esto puede servir para aficionados a los videojuegos. Busquen algún juego de carreras que ambos o alguno domine (como Mario Kart, Need for Speed, Gran Turismo) y, mientras uno de los dos corre la pista con el control en la mano, la otra persona le da sexo oral. Si gana la carrera, quien esté abajo sigue hasta que el vencedor llegue al orgasmo. Si pierde, queda a elección de quien no jugó: se invierten posiciones o el piloto tiene uno o varios intentos más. ¿Quién llegará primero?

8) Este es para otro tipo de pareja: ajedrez sexual. Por cada pieza que un jugador pierde, debe dar algo a cambio. Los peones son prendas (y si ya no hay, un beso decente), los caballos y alfiles son nalgadas o caricias, las torres masturbar al otro, la reina sexo oral y el rey sería la posición que el ganador elija. ¿Defensa siciliana, anyone?

9) Caja de deseos. Muy fácil: cada uno apunta cinco acciones y cinco partes del cuerpo en un papel y los colocan en dos cajas, uno para cada grupo. Imaginen cosas como masajear, morder, besar y partes como cuello, ombligo, vagina... Luego sacan un papel de cada caja y los emparejan.

10) Este lo leí en un foro pero parece que viene de Cosmo. Una persona de la pareja se pone un perfume o una crema con olor fuerte en tres partes de su cuerpo. El juego consiste en que la pareja debe encontrar los tres lugares o recibir algún castigo... Se pone más divertido si uno miente y dice: “Amor, son cuatro puntos..”.

Las parejas LGTB que no se sientan excluidas si hablo de él y ella en vez de usar otra terminología, los juegos son para todos y todas. Y de nuevo, si alguien prefiere quedarse viendo Orgullo y Prejuicio o cenar en un restaurante de tres estrellas Michelín, todo bien conmigo. Yo solo les doy opciones que igual encontré en Internet; si no les gustaron estas, abran Google.

Igual, el 14 de febrero no es el único día para decir “te quiero” y revolcarse entre las sábanas. Por suerte los años son largos...