apto para 18+

Aquí hay sexo: Semen, la mejor donación de su vida

Diego
Esta Navidad muchas parejas con problemas de fertilidad tuvieron el mismo deseo: un embarazo.  

El problema es complejo, pues Santa Claus ya pasó sus mejores años reproductivos y no está en condiciones de cumplir ese deseo. ¿Qué hacer?

La imposibilidad de tener hijos es un tema serio. Hay muchas parejas heterosexuales infértiles que recurren a inseminación artificial, parejas homosexuales (las lesbianas con el mismo procedimiento, los gays con “vientres de alquiler”) y madres solteras que quieren un hijo.

La temporada es tiempo para dar... sea una patineta, un vale para comprar libros o un poco de su semen para hacer feliz a otra pareja. En muchos países de América Latina hay bancos de esperma que reciben gustosos las donaciones que mejorarán las probabilidades de estas personas.

El proceso es un gana-gana.

Ningún donante se quejará por masturbarse e incluso recibe un pago “por los problemas ocasionados” (qué problemas, carajo, si es un gusto eso), los bancos de esperma pueden seguir haciendo dinero con su cruzada fertilizadora y las parejas tienen una oportunidad de tener hijos.

Las trabas

La Iglesia Católica todavía considera inapropiado cualquier tipo de reproducción asistida, pero esto no es un impedimento legal. De hecho, en toda América Latina menos Costa Rica (qué pena ser tico a veces) la fertilización in vitro es legal. Hay pocas excusas para no apuntarse a ayudar.

El otro problema puede ser el proceso de selección en que el 90% de los voluntarios es rechazado. Las muestras de esperma seleccionadas deben ser de altísima calidad (no, viejos, no todos somos el hombre perfecto) y son pocos los que terminan siendo donantes. Pero hay otras opciones.

Done algo

Los bancos de sangre de todo el mundo constantemente están en busca de nuevos donantes. Es curioso que un recurso tan abundante y renovable como nuestra sangre escasee tanto en los hospitales. Alégrele la vida a alguien y acérquese a que le saquen un poco de sangre.

Las lectoras pueden también hacer lo suyo: las donaciones de óvulos son mucho más complejas que las de esperma, pero se pueden hacer. Si no lo discuto a fondo es porque, como hombre, preferí abordarlo desde nuestra mitad de la cancha. Pero todo aporta y si se animan, buenísimo.

Ya Navidad pasó, pero eso no significa que se fue la última oportunidad del año pasa darle a una pareja la oportunidad de tener hijos. Los bancos de esperma y de óvulos están abiertos todo el año, entonces anímese. Como le dije, es una situación gana-gana.

Diego Arguedas