apto para 18+

En el punto G: Feria del sexo 'trendy'

Gabriela
Hace una semana visité Kamasutrabeurs, una feria celebrada en la ciudad holandesa de Utrecht sobre lo último en sexualidad.

Supongo que fue una oportunidad para la industria de renovarse y contactar con el público. El equivalente a “Cómo cultivar los mejores gladiolos”, pero en sexo. Blink, blink.

Había strippers – masculinos y femeninos -, dominas, espacios para intercambios de pareja, shows de sexo en vivo, o cine porno. Parecido a un sex shop gigante, la feria recibió la visita de un gran número de personas. Parejas y grupos de amigos se paseaban por los estanes mirando esposas y corsets como quien escoje zapatos – que también había, monísimos.

Además de eso encontré otras cosas realmente curiosas: un hombre que pintaba con el pene, un taller para aprender sadomasoquismo y debo admitir que el kiosko con espadas sacó la “friki” que hay en mí. Venga ya, todos hemos soñado con un poco de sexo de ciencia ficción ¿no?

- "Oh Aragorn, tienes en el bolsillo la espada narsi-cuyo-fragmento-sirvio-para-cortar-el-anillo-del-dedo-del-señor-oscuro-y-hacer-quebrar-su-poder, ¿o es que te alegras de verme?".

- Qué puedo decir, siempre me ha encantado el estilismo élfico.

Todo muy enfocado a echarle pimienta a la vida en pareja. Señores, el simple mete y saca conejero ya no está de moda. El sexo hay que trabajárselo.

Y pagárselo, porque eso sí: vaya con los precios. Qué caro le cuesta a una ser una mujer moderna, sin complejos ni tabúes, que disfruta de una vida sexual activa y satisfactoria. Otra cosa no, pero admitamos que la represión barata, es.

Por lo visto ni en este aspecto podemos dejar de caer en el consumismo y parece ridículo tener tendencias en algo como el sexo. Sólo nos faltaba cumplir con cánones y modas en esa área, pero así es.

Y lo más “trendy” en este momento son los accesorios.

No pueden faltar en tu armario esta temporada anillos vibradores, plugs o esposas; aunque siempre podemos recurrir al sexo oral o en público. Clásicos como un traje negro de Chanel.

Sin embargo, lo más importante es la actitud. Según los shows sexuales de la feria ahora tienes que ser una criatura salida del infierno, un samurai o Cleopatra para ser sexy. Si mi abuela tenía que imitar la mirada pícara de Marilyn Monroe parece que yo ahora tengo que ser una protagonista de “Vampire Diarys”.

Cuánto daño ha hecho el porno vampírico.

Sin embargo, recorriendo los pasillos con columpios de cuero de 200 euros y películas de 150, se notaba que, de alguna forma u otra, realidad y fantasía habían encontrado un punto de encuentro. Parejas vestidas de cuero iban de la mano y visitaban los talleres de intercambios, voiyeur o laberintos sexuales. Lo más normal del mundo.

-  Cariño ¿qué  te parece este látigo?

-  Excelente, combina de maravilla con las cortinas nuevas.

Imagino que lo mejor de estas ferias es que harán triunfar a más de uno por la noche. A ver quién se atreve después de un día así poner la excusa del dolor de cabeza.

Por Gabriela.