Acoso sexual
Hablemos de Sexo y Amor

Acoso sexual

El comportamiento sexual indeseado se puede referir a un sinfín de cuestiones. Un muchacho que te roza en la discoteca. Una chica que muestra una foto erótica tuya a todo el mundo.

Una pareja que no escucha cuando le dices que no tienes deseos. Y por supuesto, la agresión sexual, o violación. Estas son todas situaciones en las que una persona no respeta tus límites.

Sugerencias

  • Habla claro especificando lo que deseas y lo que no deseas.
  • Ten cuidado al grabar con webcam. El vídeo puede pasar a otras personas.
  • No te dejes presionar. No pienses que decir ‘no’ es raro. ¡Se trata de tu propio cuerpo!
  • Corta una relación o amistad si la otra persona no te respeta.

Lee también la sección de: Consejos para él y para ella.

En general es algún conocido

Generalmente, la persona que no respeta tus límites es algún conocido, un amigo o amiga, una cita por Internet o un docente del colegio… Esto hace más difícil decir ‘no’. Alguien te gusta pero no aceptas lo que hace. Lo mejor es ser muy claro o clara sobre lo que quieres y no quieres. No digas ‘quizás’ cuando quieres decir ‘no’.

También los varones

No solamente las chicas corren el riesgo de sufrir comportamiento sexual no deseado. También los muchachos pueden ser acosados sexualmente. Por ejemplo, por un profesor de educación física a quien le caes bien, o el hermano mayor de tu mejor amigo que te quiere enseñar alguna técnica sexual especial. O por tu amiga que no quiere que rompas con ella.

Si sucede lo peor

Si sucede lo peor y alguien te obliga a tener contacto sexual, no te lo guardes, cuéntalo a alguien. Es una experiencia terrible ser atacado sexualmente o violado. Naturalmente, te sentirás completamente destruido.

Podrías pasarte varias horas en la ducha y, de preferencia, olvidar cuanto antes lo sucedido. Pero los recuerdos siguen volviendo. Quizá tengas pesadillas y te aterrorice la idea de encontrarte con la persona que te atacó sexualmente. Te puedes sentir muy pequeño y solo. También puede que tengas dolor en el abdomen o genitales. Puedes tener miedo de haber quedado embarazada o con alguna enfermedad sexual. En tal caso, consulta al médico o hazte un examen en una clínica.

¿Qué puedes hacer?

Hablar de lo sucedido. Con la persona que te resulte de confianza: tu madre, tu mejor amigo, tu hermana, tu padre, alguien en el colegio o alguno por Internet, si lo prefieres. Cuéntales lo ocurrido. Pídeles que te ayuden para sentirte más fuerte otra vez. Y piensa en la conveniencia – o no – de hacer la denuncia policial. Esto puede depender del lugar donde vives.

Culpa y vergüenza

Las víctimas suelen sentirse culpables – piensan que ha sido por su propia culpa. ¡Lo cual es falso! Nadie tiene el derecho de obligar a otra persona a mantener relaciones sexuales. Incluso si eres su amigo, o amiga, o aceptaste la última vez. Y tampoco por usar un vestido sexy o porque aceptas que te ofrezca un una bebida.

Las víctimas también suelen sentirse avergonzadas o inhibidas. Piensas que todos pueden notar lo que te ha sucedido. La persona que ha sido obligada a un contacto sexual no deseado se siente así, es normal, no es una reacción exagerada. Tu confianza recibió un duro golpe, sientes que el mundo ya no es un lugar seguro, como creías.

También puede ser que sientas repulsión por los hombres, el sexo o tu propio cuerpo. Si te sientes profundamente infeliz, deprimido o deprimida, o triste, deberías buscar ayuda profesional.

Comments
Agrega un nuevo comentario

Comment

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang>