Problemas de relación
Hablemos de Sexo y Amor

Romper la relación

¿Sientes que ya has dado demasiado en tu relación? ¿Te cansa esta situación? ¿No ves la luz al final del túnel? Pues, entonces tal vez sea tiempo de considerar terminar la relación.

Terminar con tu pareja nunca es fácil, pero a veces tienes que hacerlo. A veces permanecemos en relaciones infelices porque romperla puede ser una decisión muy dificil que causa mucho estrés emocional, además de traer problemas prácticos. Si lo estás postergando aún cuando sientes que es lo correcto, estás en la misma situación que muchos otros.

¿Cuándo es tiempo de terminar?

Es difícil saber si realmente es hora de terminar con tu pareja. Aquí hay algunos indicios para ayudarte a decidir que es tiempo de cortar con tu pareja:

* Estás en una relación de abuso o de control.

* Engañaste a tu pareja o tu pareja te fue infiel.

* Perdiste el interés en pasar tiempo con tu pareja.

* Tienes intereses muy diferentes a los de tu pareja y cada vez comparten menos cosas en común.

* Tu relación ha cambiado desde que empezaron a estar juntos y ya no te gusta cómo van las cosas.

* Peleas mucho con tu pareja. Estas son interminables.

* Te es difícil ser tú mismo/a en la relación.

* Te es difícil hablar con tu pareja.

* Has empezado a guardar secretos para tu pareja o descubriste que tu pareja guarda secretos para ti.

* Tú y tu pareja tienen que decirse “lo siento” muy seguido.

* Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que se dijeron “te amo”.

* No han tenido sexo en mucho tiempo.

* No tienes energía, impulso o motivación para reconciliarte con tu pareja.

Estos son sólo algunos indicadores. El más importante de todos es si tú sientes que hay algo mal con su relación.

Las relaciones siempre tienen altos y bajos. Podría valer la pena trabajar con empeño con tu pareja para mejorar la situación. A veces los problemas no tienen que ver con ustedes, sino con factores externos en sus vidas, que puedan ser motivo de tensiones la relación, como preocupación por el dinero, problemas en el trabajo, pérdida del trabajo o discusiones con la familia. Sí, también es posible superar una mala racha y sentirse más unidos que nunca.

Pero eso no significa que tú y/o tu pareja deban pasar años sintiéndose infelices todo el tiempo. Así que, a veces una ruptura es la mejor opción.

¿Cómo romper la relación?

Si tú eres quien quiere terminar con tu pareja, podría ser difícil tener que darle la noticia. Pero cuando tu relación se ha hundido en profundidades enfermas, tal vez no quede otra opción que romper. He aquí algunos tips para ayudarte en el proceso:

* Piensa en los argumentos. Descubre la razón por la que estás terminando, ya que si tu pareja no espera esta mala noticia, terminarás teniendo que darle muchas explicaciones. Así que lo mejor es ir bien preparado/a. Eso también te da la oportunidad de reflexionar sobre tu idea y ver si la ruptura es, de verdad, lo que quieres.

* Hazlo en persona. No rompas por e-mail, SMS, teléfono o Skype, a menos que la situación lo precise. Encontrarse con alguien por última vez antes de terminar la relación ofrece una buena manera de cerrar el ciclo, lo cual es psicológicamente importante para seguir adelante.

* Hazlo en un lugar que sea cómodo para tu pareja. Un restaurante concurrido con mucha gente alrededor puede ser intimidante. Elige un lugar que le permita sentirse suficientemente seguro/a para expresar sus emociones.

* Sé honesto/a. No le mientas cuando estás a punto de terminar la relación. Dile exactamente lo que sientes que estuvo mal en la relación. Tal vez sea lo más doloroso que le digas, que tal vez le sea de utilidad para aprender. En todo caso sabrá por qué no funcionaron las cosas.

* No seas cruel. Una ruptura es terrible por sí misma. Así que no lo hagas más doloroso de lo que es. Ser honesto/a no significa ser vengativo/a y cruel. Trata de decirle la verdad con buenas palabras.

* No hables con ambigüedad. No lo/la dejes con la duda. Si no lo sientes, no digas cosas como, “no funciona ahora, pero podría funcionar más adelante” o “quedemos como amigo/as”. Eso le podría dar falsas esperanzas y darle espacio para que siga buscándote o llamándote. Podrán continuar una amistad en algún momento, pero más adelante, cuando el duelo haya sido superado.

* Prepárate para la peor reacción. Que terminen con uno/a es, tal vez, de las peores cosas que le pueden pasar a alguien. Así, que no te sorprenda si tu pareja empieza a gritar, a llorar, a discutir o simplemente se enfurezca contigo. Mantén la calma.

* No titubees. Una vez que te decidiste a romper, no cambies de idea. Tu pareja te podría convencer de darle “una última oportunidad” pero, a menos que haya una verdadera razón para aceptar su argumento, no caigas en eso. Mantente firme.

Después de terminar la relación

Sanar las heridas de una relación que acaba de terminar es difícil. Si tuviste una relación larga o viviste con tu pareja, podría significar un cambio en tu estilo de vida. Cómo te sientes puede depender de si “te cortaron” o si fuiste tú quien cortó. La gente que ha pasado por ambas situaciones, dice que es mucho peor que te corten, y eso no es de sorprender. Es un golpe a tu autoestima. Pero en ninguno de los casos es fácil.

Curando un corazón roto

He aquí algunos tips sobre cómo lidiar con una ruptura:

* Piensa, pero no obsesivamente, en qué salió mal. Es muy bueno aprender la lección. No luches contra el sentimiento. Deja que cicatrice. Puede ser difícil dejar de pensar en ello, pero intenta en lo posible, pensar en otras cosas. Recuerda que tu meta final es seguir tu vida.

* Encuéntrate con amigos y comparte tus sentimientos. No hay mejor cura para un corazón roto que contar lo que sientes. Pueden verse para tomar algo (sin excesos) y así te desahogas y te distraes.

* Libérate de emociones negativas. Un tiempo después de la ruptura, si todavía sientes rabia con tu ex, plantéate que ya es hora de soltar rencores, pues eso ya pertenece a tu pasado. Deshazte de lo que te recuerde a tu pareja, cosas como regalos o cartas. Es triste pero te puede ayudar a seguir adelante.

*Preocúpate por ti. Come bien, duerme bien y haz ejercicio. Haz lo que te haga sentir mejor, como caminar en el parque o ayudar a tu mamá con algunas tareas del hogar. Cuando tienes el corazón herido, necesitas hacer cosas que minimicen el dolor. Un poco de cariño maternal o familiar te ayudará mucho en el proceso de sanación.

* Ten un nuevo pasatiempo. Aprende a tocar el piano o a hacer comida peruana. Entretente con algo nuevo para llenar tu tiempo libre. Tener la mente y el cuerpo ocupados es un ingrediente esencial para sanar.

* Sé positivo/a. Tal vez te suene increíble, pero es totalmente posible que encuentres  a alguien más y vuelvas a amar.

* Estate alerta a los signos de depresión. Si crees que estás más triste de lo que pensabas que podías estar, o si pasas mucho tiempo llorando, busca ayuda. Contacta líneas de apoyo o consejeros. Aquí debajo hay una lista que díselo a alguien te puede ayudar. (incluir lista líneas de ayuda).

* No caigas en el alcohol o drogas. Mantente alejado del consumo de alcohol u otras drogas no recetadas. Te harán más daño que ayudarte a sanar.

* Evita reemplazar a tu pareja inmediatamente. Lo ideal es vivir la etapa de duelo, volver a tu rutina de soltero/a y cuando estés preparado/a emocionalmente, podrás tener una nueva pareja y establecer una relación con compromiso si así quieres.

* Si comienzas una nueva relación, no utilices a tu nueva pareja para darle celos a tu ex o para mostrar que ya superaste la ruptura, porque tu actual pareja, podría sentirse incómoda.

Comments
Agrega un nuevo comentario

Comment

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang>