El Día del Orgullo Gay en Ámsterdam
Flickr

Ser aliado

No tienes que ser gay, lesbiana o bisexual para reconocer la injusticia y discriminación de que son objeto las personas de estas comunidades. Es común que haya gente que quiera volverse aliada o apoye a la comunidad gay, lésbica y transgénero. Sobre todo si conoces gente gay, lesbiana o bisexual y quisieras apoyarlos.

Los aliados heterosexuales luchan por los derechos de los homosexuales y se enfocan en enseñar a otros a ser más abiertos y a aceptar las diferentes orientaciones sexuales. Por ejemplo no permitiendo que se hagan bromas ofensivas, participando en campañas de activismo, participando en desfiles gays o simplemente siendo buen amigo de algún gay, lesbiana o bisexual.

Parte de ser un buen aliado es comenzar a entender cómo afectan tus palabras y tus acciones a los demás. De esta manera te aseguras de estar abierto y de no afectar negativamente a los gays, lesbianas o bisexuales de tu alrededor.

Alguien próximo a mí es gay: ¿Y ahora qué?

¿Alguien salió del clóset contigo? Puede ser difícil saber qué hacer cuando alguien que conoces tiene la confianza suficiente para contártelo. No te preocupes ni te estreses porque sólo necesitas ser tú mismo/a y ser honesto/a con cómo te sientes.

Qué hacer:

Dales las gracias por tenerte la confianza de decirte algo tan personal y demuéstrales lo mucho que te importan.

Respeta su confidencialidad, no los “saques del clóset” ante otras personas. Permíteles a ellos decírselo a la gente que quieran, en sus propios términos y a su propio tiempo.

Aprende más acerca de la comunidad gay. Siempre podemos aprender más de la gente que es diferente de nosotros, toma esto como una experiencia para conocer y crecer como persona. No sólo te bases en lo que escuchas de tus amigos o familiares.

Ofréceles ayuda si quieren decírselo a otras personas.

Qué no hacer:

Cambiar tu trato hacia ellos. Nada cambió. Siguen siendo las mismas personas que ayer y que la semana pasada, sólo porque sabes algo más acerca de ellos no significa que debas cambiar tu trato con ellos.

Juzgarlos. Ellos no pueden cambiar su orientación sexual más de lo que tu puedes cambiar la tuya, así que muéstrales aprecio tanto por sus semejanzas como por sus diferencias contigo.

Estresarte por decir algo inapropiado, porque siempre te puedes disculpar más tarde y hablarlo con ellos. Parte de ser un buen aliado es admitir que estás aprendiendo y comprender cuando dices cosas inapropiadas. Es normal en tanto que te asegures de corregirlo y estés abierto/a a hablar de cosas que podrían ser nuevas e incómodas para ti.

Dejar que tu amigo/a se aísle. Dependiendo de la comunidad donde vivas, puede haber distintos niveles de hostigamiento, discriminación u odio hacia los gays, lesbianas o bisexuales. Mantente alerta de tus amigos y trata de asegurarte de que tiene apoyo, amor y que no se queden aislados.

Ser un buen Aliado

Un buen aliado es alguien comprometido o que apoya a un grupo de gente. Es un proceso constante que requiere de flexibilidad y aprendizaje continuo. El ser aliado es algo que conlleva varias etapas y es bueno familiarizarse con estas para saber dónde te encuentras y qué más podrías hacer.

Etapa 1: Comienza Contigo.

Para ser un buen aliado, necesitas comenzar contigo. Necesitas entender  cómo te sientes con tu propia orientación sexual y estar a gusto con ella. Necesitas tener un sólido entendimiento de los distintos tipos de sexualidad que existen y aprender la terminología. También necesitas hacer preguntas y generalmente comenzar a conocer más acerca de las experiencias de lesbianas, gays y bisexuales. Es muy difícil apoyar a una comunidad si no la entiendes.

En general, también ayuda el ser consciente de que el ser heterosexual le hace la vida más fácil a mucha gente, y reconocer que la discriminación existe. Admite que tal vez no siempre puedas saber lo que se siente estar en la piel de otros y mantente abierto a escuchar historias y experiencias de los demás.

Etapa 2: Hazte escuchar

Ahora que ya eres más conciente de las injusticia en contra de gays, lesbianas y bisexuales, trata de que otros se den cuenta también. Por ejemplo, no permitas que la gente haga bromas o comentarios ofensivos sobre los homosexuales. Siempre que puedas, hazle notar a tus amigos y conocidos que cuando dicen “Esto es muy gay”, “Maricón” u otros comentarios por el estilo, estos son ofensivos. Trata de que todos tus amigos y familia se sientan bienvenidos a tu alrededor, sin importar a quién aman, impidiendo que la gente diga cosas que puedan ofender a otros.

Comments
Agrega un nuevo comentario

Comment

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang>