Vagina y más
Hablemos de Sexo y Amor

Embarazo no planeado

El embarazo puede llegar por sorpresa. Es fácil olvidarse del condón en el calor del momento. Aún si usas los anticonceptivos perfectamente, a veces simplemente no funcionan. De cualquier manera, si te embarazas por accidente, necesitas decidir qué hacer.

Tienes tres opciones: conservar el bebé, tener al bebé pero darlo en adopción, o la interrupción del embarazo (un aborto).

Sea lo que sea que decidas, necesitas pensarlo con mucho cuidado. Habla con alguien de tu entera confianza. Alguien que te pueda aconsejar y ayudar, de preferencia adulto – tu madre, una tía, una amiga, tu pareja o tu doctor. Alguien que no te juzgue por lo que decidas. Al final, eres tú quien tomará la decisión.

¿Qué vas a hacer?

  •        Conservar al bebé

Podrías decidir conservar al bebé. Esto significa pensar en el futuro: Si no estás casada o en una relación estable, ¿serás capaz de sobrellevarlo? ¿Cómo afectaría tu vida? ¿Tu educación? ¿Tendrías suficiente apoyo – del padre del bebé, o de tu familia? ¿Tendrás suficiente dinero para vivir? Si tienes una pareja, ¿qué piensa él? ¿Él quiere conservar al bebé? ¿Cuántos hijos tienes ya? ¿Es seguro para ti tener otro? ¿El feto está saludable?

Y la pregunta más importante: ¿Quieres tú tener este hijo? ¿Cómo te visualizas con un bebé en un año o cinco años?

  •        Dar al bebé en adopción

También podrías dar el bebé en adopción. De nuevo, necesitas pensarlo muy bien. No sabes cómo te sentirás después del parto cuando llegue la hora de darle tu bebé a otra persona. ¿Y cómo encontrarás a alguien que adopte a tu hijo? Podrías contactar una agencia oficial de adopción y que tu hijo sea adoptado con seguridad y legalmente a través del gobierno. O tal vez conozcas a alguien a quien le encantaría criar a tu bebé. Podría ser de tu familia. Pero sea lo que decidas, es importante saber bien qué esperar de la adopción. Por ejemplo, ¿quisieras tener la oportunidad de ver a tu hijo en el futuro?

Si todavía eres muy joven y vives con tu familia, ayuda mucho ser honesta con tus padres. Tal vez quieran criar al bebé ellos mismos. Si no, tal vez te ayuden a decidir qué hacer. Si te es muy difícil decírselos, tal vez algún otro familiar te pueda ayudar a darles la noticia.

  •        Interrumpir el embarazo (abortar) 

La tercera opción es tener un aborto. No es una decisión fácil de tomar, y tal vez necesites algún tiempo para pensarlo, Pero no dejes que nadie decida por ti. Se trata de tu cuerpo y de tu futuro, así que al final es una decisión que te corresponde a ti.

Primero, pregúntate: ¿Quiero este bebé? Si tu respuesta es un contundente sí o un no, entonces tal vez ya sabes cuál sería tu decisión. Si no estás segura, piensa en una par de preguntas más: ¿Ahora mismo puedo mantener a un hijo? ¿Me voy a sentir cómoda interrumpiendo el embarazo? ¿Me sentiré bien o me sentiré mal? ¿Interrumpir un embarazo va con mis creencias religiosas? ¿Esas creencias deben influir en mi decisión? ¿El padre quiere tenerlo? ¿Puedo abortar con seguridad en mi país?

            No hay respuestas buenas o malas a estas preguntas. Deberías de decidir lo que se sienta mejor para ti. Si te cuesta mucho trabajo, intenta hablar de tus opciones con alguien de tu confianza.

Comments
Agrega un nuevo comentario

Comment

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang>