Drogas&Sexo
www.pexels.com

¿La mariguana hace que el sexo sea mejor?

Seguramente alguna vez te pasó por la cabeza esa pregunta y a mi también, me mataba la curiosidad de descubrirlo y lo hice!

¿Drogas? Yo no sabía nada acerca de las drogas. Recientemente cumplí 25 años y hasta entonces logré llevar una vida bastante convencional. Una  perfecta señorita. Mi mamá estaba muy orgullosa del trabajo que había logrado. Llegar hasta aquí fue para nada un accidente. Había decisiones claves y caminos tomados en mi vida para asegurarme que las drogas no llegaran a influenciarme en lo absoluto.

Yo vengo de una familia muy religiosa. Por lo tanto, desde que tengo uso de razón, fue taladrado en mi mente que el alcohol y cualquier otra droga era el mismo. Después, llegaron muchos años de formación católica, ocho para ser exactos.

Nos enfatizaron bastante cómo las drogas destruirían nuestras jóvenes vidas.

Nuestras vidas no serían destruidas por esas decisiones tan irresponsables.

Me mantuve como la chica respetable, en el bar solo optaba por Coca- Cola.

Claro, cuando me fui a la universidad la postura rígida ante las substancias recreacionales, se ablandó. Aprendí a apreciar el buen whiskey y la cerveza oscura.

Mi virginidad pronto quedo atrás; esto no quiere decir que mezclara las dos cosas.

Cuatro años después, me encontré perdidamente enamorada de un hombre mayor, delgado y con rastas hasta la cintura. En cuanto al estereotipo de rasta se refiere, el daba el ancho perfectamente. Era un gran defensor de la marihuana, quien solo quería “relajarse” y no era nada más que “buenas vibras”.

Nunca lo quise admitir en el momento, pero me dejé llevar por lo marcadamente diferente que él era, comparado con lo que había aprendido en mi pasado.

Antes de eso, llegué a encender uno o dos porros, pero nuestra relación pronto se vió envuelta en nubes de humo que pavimentaron el camino hacia una intimidad acelerada y aislamiento en nuestro propio y pequeño mundo. Mi pobre madre, después de todo su esfuerzo, moriría si lo supiera.

El amor era intenso. El hacer el amor: fuera de este mundo. La hierba derribo los muros que habían sido cuidadosamente construidos y me permitió salir de mi cabeza, mucho más que antes, durante el sexo. Entre más crudas fueran las emociones, más cómodos nos sentíamos al experimentar cosas nuevas juntos.

También había tipos específicos de hierba que nos excitaban  extremadamente.  Un porro fumado nos llevaba inmediatamente a quitarnos la ropa y nos hacía sentir como si pasaran horas de sexo desinhibido. ¡Era genial! Aprendí mucho más de mi cuerpo en un par de meses de lo que había aprendido en un cuarto de siglo.

No estoy tratando de decir que deberías correr a tu distribuidor más cercano y te consigas algo de marihuana en este instante. Sin embargo, en el momento y lugar indicado con un buen compañero, podría ser muy divertido intentarlo. Te advierto, cualquier límite sexual que te hayas puesto antes seguramente se derrumbará. Te encontrarás explorando muchos aspectos que quizá nunca antes hayas considerado. Esto es algo grandioso- en mi opinión.

¿Nos compartirías tu experiencia? o si lo que sobran son las preguntas, nuestras especialista están listas para responderlas en el Foro de Hablemos.

Las opiniones expresadas por los colaboradores no necesariamente reflejan las creencias y opiniones de Love Matters México. El consumo de drogas puede ser dañino para la salud e ilegal. Si sospechas que tú o uno de los tuyos tiene problemas con las drogas, por favor busca ayuda con un profesional de la salud inmediatamente.

 

Comments
Agrega un nuevo comentario

Comment

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang>