Parejas sustitutas
www.flickr.com

Parejas sustitutas: ¿terapia sexual efectiva?

Esta terapia sexual tiene como objetivo ayudar a las personas a disfrutar de su vida sexual. Pero ¿en qué consiste realmente? En esta oportunidad será la periodista y orientadora sexual Verónica Maza la encargada de presentarnos todos los detalles

El sexólogo o terapeuta sexual puede ayudar a que sus pacientes entiendan que la sexualidad no se refiere únicamente al coito ni a lo anatómico o lo médico, sino a una compleja trama conformada por nuestras emociones, creencias, afectos, deseos y necesidades, nuestras relaciones interpersonales, nuestra relación de pareja, y todo lo que hemos aprendido de nuestra cultura, familia y sociedad al respecto.

También ayuda a superar dificultades sexuales, que pueden tener causas múltiples y que en ciertos casos necesitan de un contacto físico para que se dé la mejoría, pero en su mayoría los sexólogos no están autorizados para tener estos encuentros con sus pacientes. Sin embargo, existen profesionales de la salud que están capacitados y acreditados para hacerlo. En español se les conoce como “parejas sustitutas” (surrogate partners, en inglés). Se cree que son trabajadoras/es sexuales que ofrecen la posibilidad de un encuentro coital a sus clientes, pero no es así.

Las parejas sustitutas surgieron en la década de los setenta en Estados Unidos y hoy trabajan de manera organizada, al menos en estados como Florida, Nueva York, California y Pensilvania, contando con una asociación que vigila el seguimiento de numerosas reglas éticas, llamada National Professional Surrogates Association (IPSA).

Terapia en la práctica

Hace unos meses conocí a Edwin Tamayo, quien trabaja como pareja sustituta acreditada por IPSA, en San Antonio, Texas, y quiere llevar su trabajo a México. Entre sus principales retos se encuentran trabajar con personas que han tenido traumas en su pasado, desde sexuales hasta físicos o emocionales, y por ello tienen temor a la intimidad.

“Existen quienes tienen fobias, es decir, temor a algo. Por ejemplo, trabajo con una mujer que tiene fobia de besar. Otra, nunca ha podido abrazar a una persona. Hay clientas con ‘virginidad adulta’, que no han tenido encuentros eróticos debido a traumas, baja autoestima, ideas erróneas, y quedaron desfasadas frente a personas de su edad, así que buscan tratamiento para poder relacionarse en pareja. Hay una gran variedad de razones para trabajar con una pareja sustituta”, me contó.

Son como buzos de rescate. Si hay un naufragio, puede llegar el/la sexólogo/a en su helicóptero para ayudar a quien está en el mar, pero no puede meterse en él. La pareja sustituta sí puede hacerlo, se lanza y entre los dos lo rescatan.

El/la sexólogo/a y la pareja sustituta trabajan en conjunto, analizando las situaciones de tal manera que la sanación se presenta de manera rápida.

Quizá algunos de ustedes hayan visto la película Seis sesiones de sexo, protagonizada por John Hawkes y Helen Hunt, en donde ella atiende a un hombre que ha pasado su vida dentro de un pulmón de acero y quiere saber qué es tener un encuentro erótico. Aunque es una buena referencia que atrajo la atención hacia el tema, tiene numerosas situaciones erróneas. Por ejemplo, la pareja sustituta no basa su trabajo exclusivamente en la penetración.

Como explica Edwin, “los encuentros eróticos son mínimos, muchas veces no se dan. A veces de una manera básica se resuelve el caso. Recuerdo a un hombre que nunca había estado desnudo frente a otra persona porque cuando era niño le bajaron los pantalones y se burlaron de él, por lo que tenía mucho temor de estar sin ropa. Su problema no era al tener relaciones, sino al estar completamente desnudo. No es un contrato para tener sexo, por lo tanto, no es prostitución. Es una relación emocional, consentida y con intención terapéutica. Puede ser que dure seis meses, un año. O mucho menos. Nosotros trabajamos también de manera verbal, con ejercicios para fortalecer la autoestima, de relajación”.

Se ha dicho que podría no ser ético porque existe contacto físico, pero se han registrado casos de pacientes que han asistido durante décadas a la terapia tradicional verbal sin lograr resolver su conflicto y, a los pocos meses de recibir la atención de alguien avalado por IPSA, lo superan.

¿Qué condiciones trabaja una pareja sustituta?

Fobia social.                                               Dolor sexual.
Fobias sexuales.                                         Retraso en la experiencia sexual
Aversión al sexo.                                        Trastornos de la excitación y el orgasmo
Deseo sexual hipoactivo.                           A sobrevivientes de incesto / violación / abuso.
Trastornos de la imagen.                            Confusión de orientación sexual.
Déficit de la educación sexual.

Para saber más:

http://sexo.about.com/od/Categoria-Dificultad-Sexual/a/Que-Es-La-Terapia-Sexual.htm
www.surrogatetherapy.org
www.parejasustituta.net.

Escrito por: @draverotika | FB La Doctora Verótika | [email protected]

Comments
Agrega un nuevo comentario

Comment

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang>