apto para 18+

¡Conoce 5 fetiches por su nombre!

Fetiches por su nombre
La riqueza del erotismo radica en la posibilidad de innovar, de buscar constantemente situaciones, posturas, objetos, historias que nos lleven a gozar del placer de una manera sana, segura y consensuada. Aquí les compartimos cinco nombres de fetiches curiosos, pero con múltiples usuarios
  1. Crurofilia

    Las piernas juegan un papel muy importante en la seducción y en la lista de preferencias visuales de los hombres heterosexuales. Si bien en primer y segundo lugar siempre estarán las tetas y las nalgas, el tercer sitio en partes anatómicas que más excitan lo ocupan los muslos, las pantorrillas y los tobillos. Tanto es su culto, que existe una manifestación de la diversidad erótica y sexual llamada “crurofilia”: quienes la experimentan se excitan y hasta llegan al orgasmo al acariciar, pensar o estimularse con esta parte de la persona deseada.

    Además, hay una serie de accesorios creados para embellecer las extremidades inferiores que se pueden emplear durante el encuentro erótico, como las medias de diversos tipos, las botas altas o zapatillas de tacón alto, calentadores y demás. Sin embargo, el rol más importante lo juegan las posturas en donde se acomoden estas bellezas del cuerpo humano.

  2. Estigmatofilia

    Existen las personas de ambos sexos que solo buscan relacionarse con quien tenga uno o varios tatuajes. Otras no lo ven como un requisito indispensable para establecer una relación erótica y/o amorosa, pero aceptan que les gustan y provocan más quienes los llevan que quienes no.

    Aunque estas imágenes plasmadas en la epidermis responden a numerosas razones, en muchos casos se ven como un ornamento del cuerpo, una joya, un detalle que embellece, y ahí radica su función sensual y en la excitación.

  3. Logofilia

    Para el lector voraz que ha sabido escoger lo que quiere en una librería, leer es como adquirir un boleto que lo lleve a otro mundo, que lo haga soñar, enojarse, rebelarse, enamorarse, sorprenderse, llorar a lágrima viva. Por eso, y como dice el eslogan, leer es sexy. Puede ser un acto transgresor y atrevido, indispensable como una forma de vida, de seducción constante.

    Las parejas que disfrutan leyendo, pueden hacerlo desnudos y a cuatro manos, dibujando con el dedo cada palabra sobre la piel amada, recitando poemas eróticos en voz alta, haciendo que nos lean lo leyendo para excitar al otro o la otra. Una historia seductora leída con voz igual de sensual puede recultar un gran afrodisiaco.

  4. Pigmalionismo

    Hay personas que sienten deseos sexuales por los maniquíes, las muñecas de tamaño natural, las estatuas y figuras inanimadas que representen el cuerpo humano. Se le llama Pigmalionismo a esta expresión comportamntal de la sexualidad por la historia de Pigmalión, el rey de Chipre que esculpió a su mujer ideal a manera de estatua para que Afrodita hiciera que cobrara vida.

    Sus seguidores se sienten atraídos por la anatomía de las figuras, semejante a la humana, aunada a la inmovilidad, silencio y frialdad de las mismas. Otros recurren a las muñecas plásticas o inflables.

  5. Tricofilia

    El cabello ha tenido adoradores a lo largo de los siglos, personas de ambos sexos que se han dejado seducir por sus poseedores y poseedoras, convirtiéndose en tricófilos/as. Algunos se entusiasman con un color determinado y afirman preferir a las rubias, las castañas o las pelirrojas. Otros, enfocan su preferencia al largo, al corte o al ondulado. La mayoría ama el contacto físico con el cabello y le gusta sentirlo en todo el cuerpo, particularmente la zona genital.

    Las mujeres con largas cabelleras saben emplearla para seducir y para que, durante el encuentro erótico, visualmente generen una imagen de seductora belleza, además de convertirse en herramienta para generar sensaciones diferentes. Como diría el dicho, cada quién sus moños en el pelo.

¿Sabías del nombre de estos fetiches? ¿Conoces algún otro que quisieras compartir? Este es el espacio para compartirlo o si tienes dudas te esperamos en el Foro de Hablemos

Para saber más: http://www.megustaleer.mx/libro/el-motel-de-los-antojos-prohibidos/MX9506