apto para 18+

El deseo sexual de la mujer va y viene

Deseo Sexual Femenino
¿Crees que el deseo sexual de la mujer siempre es igual toda su vida o va cambiando? Si te preocupa el libido bajo, un estudio canadiense muestra que tu respuesta a esta pregunta podría hacer una gran diferencia.

Últimamente no has tenido ganas de sexo. Al principio no te preocupaba tu líbido para nada. Pero ya pasaron meses y empiezas a desear que vuelva el deseo sexual. Te empiezas a preguntar qué pasa.

Y piensas:

  1. ¡Auxilio, se acabó mi vida sexual! ¡Estoy condenada a vivir con poco deseo! O
     
  2. Oye, solo estoy atravesando una etapa por tanto estrés. Cuando se acaben mis exámenes/empiece a trabajar/me mude, me sentiré deseosa de nuevo.

No estás sola

Cuando se trata de deseo sexual, algunas entran el primer grupo. Creen que su líbido es estable y que no cambia en el transcurso de la vida. Tal vez se digan, ‘si siento poco deseo, así va a ser siempre, no tiene remedio’, dijo la investigadora canadiense Siobhan Sutherland a Hablemos de Sexo y Amor en la conferencia 2016 de la Asociación para la investigación en Relaciones (IARR). Otras mujeres entran en el segundo grupo. Tal vez piensen que su deseo fluye y que va y viene. ‘Si ellas sienten un deseo bajo en algún momento, eso puede cambiar. Siempre se puede mejorar algo’.

El deseo bajo es un problema muy común en la mujer, y muchas lo tienen alguna vez en su vida. Sutherland y su colega, la Dra. Uzma Rehman se preguntaban cómo podría ser para las mujeres manejar el problema. La investigación en otros campos les dio una pista: tal vez lo que piensa la mujer sobre si su deseo sexual es constante o cambia con el tiempo, podría afectar en como lo sobrelleva.

Ciencia falsa

Para probar la teoría hicieron dos estudios con poco más de 780 mujeres. Primero les dieron a leer artículos científicos falsos. Una versión del artículo decía que el deseo sexual es estable toda su vida. El otro decía lo contrario: que el deseo fluye y cambia según cosas como el estado de tu relación o estar estresada en la escuela o el trabajo.

Después de leer los artículos ‘científicos’, el equipo revisó si de verdad creyeron lo que leyeron. Bastante seguro, se dieron cuenta de que se lo creyeron todito. Después les preguntaron si creían que el deseo sexual sería un problema para ellas en el futuro. Sutherland y Rehman también querían saber qué estrategias usarían (incluyendo las útiles y las dañinas) para lidiar con una un eventual cero interés en el sexo. ¿Responderían distinto las que leyeron que el impulso sexual era estático y las que leyeron que el cambio en la líbido era normal?

La investigación mostró que los dos grupos lo llevarían diferente si tuvieran problemas con su deseo sexual. La diferencia principal estuvo entre las mujeres que creyeron que tendrían problemas de líbido en el futuro. La de este grupo, quienes leyeron que el deseo era estático, eran más proclives a intentar cosas insanas, como creer que no había nada qué hacer y se rendían. Y no pasaba lo mismo con las que se les dijo que el deseo iba y venía.

Nunca pierdas la lujuria

Sutherland subraya que las mujeres leyeron un artículo de un minuto, así que los hallazgos del estudio son promisorios para las que la líbido baja había sido un problema – o les preocupaba que pudiera ser. ‘Lo bueno es que esto es una idea, y la idea es muy poderosa cuando se trata de lidiar con varios tipos de problemas’.

Es importante que la mujer sepa que ‘no es un problema al que hay que rendirse’, comenta. 

‘No es un problema que necesariamente requiera medicación. Es algo que se puede cambiar con cambios en tu relación o también en tu entorno también’.

Referencias: Ponencia en la conferencia 2016 de la IARR: Viendo el deseo sexual como estable vs. maleable: Cómo teorías implícitas pueden influir en cómo la mujer maneja las dificultades con el deseo sexual. Entrevista con Siobhan Sutherland

¿Tu deseo sexual está decaído? Cuéntanos tu problema en nuestro foro – hablemos.

Traducción: Octavio Eguiluz