apto para 18+

"Entre familias y colores..."

Diversidad Familiar
"no han escritos los autores", así rezaría el refrán adaptado a este artículo que nos presenta Verónica Maza en otra entrega de Sexo en la Prensa, donde deja claro que familia no es solo papá y mamá

Madres de corazón

No todas las personas ni sectores entienden la diversidad sexual. Madres homosexuales tienen que cambiarse de pueblo, de barrio, de la escuela que han elegido para sus hijas/os debido a que se cree que la maternidad entre lesbianas rompe con la concepción de maternidad tradicional, con ese mito de que para ser una madre “de verdad” es necesario procrear de manera biológica. Pero, como señala la socióloga y psicóloga Inmaculada Mujika, “el hecho de estar implicado biológicamente en la parentalidad de un menor no hace más madre (o padre) al adulto frente al que no lo está.

Es un gran error pensar lo contrario y ésta es la cuestión que puede llevar a un gran sufrimiento y tener efectos negativos en la criatura, sobre todo cuando la madre que no la ha parido no goza de una maternidad tan reconocida o legitimada como la madre que sí ha parido”. Por ello, Mujika rechaza distinciones entre madre biológica y madre no biológica, “que nada aportan de cara al buen ejercicio de la maternidad.”

La lucha por los derechos de las madres lesbianas es labor de picapedreras. Por ejemplo, la autora del blog La letra escarlata, Hester Prynne, escribe sus experiencias con la intención de apoyar a otras mujeres que quieren tener hijos o ya los tienen.

Para ella, “el cambio de mentalidad ha sido lento y trabajoso. La madre del corazón, que soy yo (aboga por sustituir por éste el término “madre no biológica”), observa el crecimiento del vientre de su pareja, reivindica su papel ante los médicos que le miran con ojos interrogantes, cocina para la embarazada y ese ser pequeñito que se va transformando poco a poco en bebé y hace todo lo posible para cuidarles a los dos, a su familia, a esa persona y media que son lo más importante de su vida”. ¿Cómo se puede educar en la igualdad? Respondiendo las preguntas de los pequeños de manera informada, sensible y abierta. Ofreciendo datos certeros en redes, en medios de comunicación, en los hogares, a través de instancias gubernamentales, evitando el prejuicio porque, seguro lo han vivido, tengan la orientación sexual que tengan, vivimos llenos de ideas preconcebidas cuyo origen no tenemos claro pero repetimos porque es lo que nos han dicho toda la vida. Lo mejor es tener una idea clara sobre cada situación y no olvidar que apoyar el derecho a la libertad de los otros nos permitirá abogar por el nuestro. 

Aquí puedes leer el artículo completo

De India con amor 

Hernán es arqueólogo y Rolando es físico. Son pareja desde hace 18 años y tienen un hijo. Querían vivir la paternidad, estaban consolidados en su unión, tenían la posibilidad económica y de tiempo para cuidar de un hijo o hija. Se preguntaron cómo lograr su anhelo: “Si bien la adopción era una alternativa, nos ilusionaba la posibilidad del hijo propio. Por eso, como quien ansía el descubrimiento científico que traiga la cura para una enfermedad, vivíamos a la expectativa de los avances en materia de fertilización asistida.

"Mientras tanto, intentamos otros caminos”, cuentan. El camino no fue fácil. Se informaron sobre el procedimiento de gestación sustitutiva —por el cual se realiza una fecundación in vitro con los espermatozoides del hombre y los óvulos de una donante para la obtención de un embrión que luego es implantado en el vientre de otra mujer—, que se practicaba en Estados Unidos pero costaba 240 mil dólares en aquel entonces. Una opción más económica y con buen índice de éxito se encontraba en India, a donde viajaron en mayo de 2012 para comenzar el proceso.

“Y como una demostración más de que la vida se resiste a ser programada, el parto se adelantó y recibimos la noticia de su nacimiento en el aeropuerto de Heathrow, en Londres, en la escala del vuelo que nos llevaba a la India. Éramos dos hombres grandes que se abrazaban y lloraban de alegría frente a la mirada impasible del resto de los viajeros. Broma del destino: diez meses más tarde, repetiríamos la escena exactamente en el mismo sitio, al enterarnos del nacimiento anticipado de nuestro segundo hijo”, cuentan.

¿Es fácil la paternidad? ¡Claro que no! Pero si dos personas desean ser padres y entienden el reto que implica, ¿por qué tendrían que aguantarse las ganas debido a su orientación sexual?

“Confiamos en que haciendo visible nuestra copaternidad como un nuevo tipo de familia posible, las barreras del prejuicio serán poco a poco derribadas con una comprensión similar a la que encontramos en el barrio”, confirman los felices progenitores. 

Lee más sobre este artículo aquí

Hijo de piel 

Científicos de la Universidad de Cambridge han descubierto que se pueden crear células de óvulos y de espermatozoides a partir de células de la piel. Si prospera esta investigación, parejas homosexuales o con problemas de fertilidad podrán tener hijos biológicos. Los investigadores del estudio, financiado por la Fundación Wellcome Trust, desarrollado en Cambridge con el apoyo del Instituto Israelí de Ciencias Weizmann, declaran que, tras demostrar que es posible esta forma de reproducción, el trabajo venidero tiene que centrarse en la viabilidad de los embriones y en las cuestiones bioéticas a las que se enfrentarán antes de ofrecer la posibilidad en el mercado.

Pero algo semejante pasó cuando se comenzaron a fecundar los primeros bebés de probeta. Esta opción, para las parejas del mismo sexo sería similar a la fertilización asistida, aunque las mujeres lesbianas, por ejemplo, no necesitarían un donante de semen, sino un poco de piel de la persona que elijan para poder crear vida. Vamos a ver qué sorpresa nos da próximamente la ciencia.

Seguro quieres conocer más detalles de esta investigación, ingresa aquí

Escrito por: @draverotika | FB La Doctora Verótika | [email protected]