apto para 18+

Espiando a tu ex en Facebook

Espiando a mi ex en Facebook
¿Espiar a tu ex en Facebook te ayuda o hace más difícil seguir adelante? La investigadora Tara Marshall nos revela los hallazgos más recientes sobre redes sociales y superar rupturas.

Tú y tu ex cortaron hace meses. Pero desde entonces, sigues viendo muchas cosas sobre él. Pero no en persona: en línea. Está ahí en Facebook, de fiesta con sus amigos. Posteando en Instagram, descansando en la playa en sus vacaciones. Y haciendo uno de sus cometarios sabiondos en Twitter. Tú sabes bien que esto no te está ayudando a superarlo, ¡pero parece que no puedes dejar de espiar a tu ex en las redes sociales!

Resulta que seguir a un/a ex en línea es muy común. ‘La mayoría de la gente echará un vistazo de vez en cuando’, dijo a Hablemos de Sexo la investigadora en sicología Tara Marshall en una entrevista en la conferencia de la (IARR) Asociación Internacional para Investigación en Relaciones.

Adicto/a

Pero a otros les cuesta abstenerse. ‘Justo después de una ruptura, algunos/as sienten la adicción de ver. Y no pueden parar. Revisan un par de veces al día solo para ver si hay algo nuevo’.

Aunque revisar el perfil de un/a ex de vez en cuando es muy normal, los investigadores no están seguros de cómo algunos/as lo hacen ocasionalmente mientras otros/as se vuelven adictos/as a husmear. Tampoco saben si esto ayuda o hace daño después de una ruptura.

Para entender mejor la relación entre espiar el Facebook y superar un/a ex, Marshall encontró a 234 personas que terminaron una relación en los últimos tres meses. Al principio del estudio y durante seis meses, les preguntó cuán seguido veían el perfil de Facebook de su ex, si eran de los/as que se sentían ansiosos en una relación, y también cuán afligidos/as se sentían.

Diez veces al día

Después de una ruptura, ver el perfil de Facebook de un/a ex una vez al día es normal, según la investigación. Pero variaba mucho de persona a persona: algunos escrutaban el perfil de cinco a diez veces al día, según Marshall. A otros/as de plano no les interesa ver.

Sin embargo, quienes estaban ansiosamente atados a su ex, eran más proclives de espiar, incluso quienes estaban seguros/as en su relación, revisaban el perfil ocasionalmente después de la ruptura.

¿Duele o sirve?

Entonces, espiar a un/a ex en Facebook, ¿duele o sirve cuando se trata de superar lo de tu ex? Según el estudio husmear con frecuencia estuvo ligado a sentir más aflicción por la ruptura. Pero no está claro si de hecho causa aflicción por la ruptura, o si es al revés: podría ser que quienes tuvieran el corazón más roto no quisieran despegar el ojo de su ex en línea.

Pero en otras investigaciones, Marshall encontró que fisgonear está ligado a anhelar y extrañar a un/a ex y a menos crecimiento personal después de romper. ‘Yo diría que está ligado a todo tipo de sentimientos negativos y a no ser capaz de dejar atrás la relación’. ‘Supongo que tal vez podría sugerir que es más saludable dejar de mirar. Eso podría ayudarte a superar la ruptura y eventualmente seguir a delante’.

¿Cómo evitar a tu ex en Facebook?

Para la mayoría es más fácil decirlo que hacerlo. Por fortuna, Marshall te da unos tips para mantenerte alejado/a de tu ex en Facebook.

Una opción es usar una herramienta que ayudó a desarrollar. Cuando cambias tu estatus de ‘en una relación’ a ‘soltero/a’, te permite filtrar a tu ex sin dejar de ser amigos. Es una forma de evitar verlo/a en tu línea de tiempo o en tus noticias.

Y claro, también puedes dejar de ser su amigo/a. Si sientes que es muy drástico, trata de husmear menos y menos. Y si eso no funciona, bueno, bloquear a tu ex podría ser tu única solución para dejar de verlo/a de una vez, sugiere Marshall.

Tara C. Marshall Ph.D trabaja en el departamento de Sicología, Escuela de Ciencias Sociales, Universidad Brunell, Uxbridge, Rino Unido. Es autora de Facebook Surveillance of Former Romantic Partners: Associations with Post-Breakup Recovery and Personal Growth

¿Te preocupa el estar fisgoneando a tu ex en las redes sociales? Visita nuestro foro y hablemos.

Traducción: Octavio Eguiluz