apto para 18+

Hablando de Salud Sexual: qué hacer y qué no hacer

Salud Sexual
Promover la salud sexual hablando libre y abiertamente es tan importante como derribar los mitos sobre la misma. Esta semana, te traemos una guía definitiva sobre como hablar de salud sexual

Por: Harish P

Tú y tu pareja son las dos personas más importantes que deberían saberlo todo sobre su salud sexual. ¡Hay mucho por aprender! ¿Pero cómo saber qué le duele y cuándo? Uno de los primeros pasos es comunicarse. Si no estás a gusto hablándolo con tu pareja; permítete hablarlo con amigos y familia.

¿Qué hacer…?

  • Hacer bien tus deberes

    Es obvio que no por ser adultos, lo sabemos todo sobre sexo y salud sexual. No tienen nada de malo aprender sobre estas materias que nos podrían ayudar en esos momentos difíciles. Los libros, sitios web, familia, médicos, etc., nos pueden enriquecer con los hechos básicos más recientes sobre asuntos importantes como menstruación, embarazo, ITS, etc.

  • Escuchar

    Aunque estés cargado/a de información (o desinformación), recuerda que es una conversación y no un sermón. Evita ser despectivo/a o juzgar las experiencias personales que podría contarte tu pareja. Mejor dale una señal de ‘me puedes contar lo que sea’. Mejor, puedes aportar sugerencias al final o donde sea necesario.

  • Hablarlo de acuerdo a la edad

    Hablar de salud sexual con tu primo/a de 8 años es distinto a hablar de sexo con tu chico/a de 28. Cuando se trata de tus niños o adolescentes, con ser cuidadoso/a y sensible suele bastar. Mientras que la mayoría de adolescentes y adultos ya tienen bastante información sexual, no siempre la tienen sobre seguridad y salud sexual en específico. Ahí es donde puedes buscar u ofrecer ayuda.

  • Hacerlo de forma casual

    Intenta que hablar de salud sexual no sea una ceremonia. Saca el tema en una situación adecuada pero espontánea o con periodicidad. Incluye a tu esposo/a, amigos y/u otros familiares para que sea más cómodo. Nunca evites el contacto visual por nada. Es importante no parecer tímidos o nerviosos para que tu amigo/a o pareja generen una actitud abierta y sin tabús hacia el sexo.

¿Qué no hacer...?

  • Dejarle el paquete a otros

    Aunque las buenas escuelas invierten en educación sexual, mejor no asumas que todos saben cómo evitar una situación embarazosa. Aunque las escuelas se basen en los hechos, tal vez les falte el toque personal y conocimiento que puedes aportar de tu experiencia y aprendizaje. También a tu pareja, seguro le gustará más escucharlo de ti que de un/a profesor/a o algún/a ex.

  • Sermonear

    Evita polarizar juicios como ‘malo’ o ‘terrible’ cuando hables de temas escabrosos como masturbación, pornografía, etc. Puedes introducir ciertos valores al hablar de saluda sexual, ¡pero recuerda que las sugerencias, exploraciones interactivas y charlas, siempre son mejor que las órdenes y reglas! También evita dar juicios sobre temas serios como el VIH, cáncer, homosexualidad, aborto o cirugía de reasignación de género. Es muy probable que si no estás en su zapatos, nunca puedas saber como se sienten.
     

  • Ser entrometido/a

    Un gran reto es mantener el balance entre conversación y privacidad. Claro que, como adultos, nos preocupa mucho nuestra seguridad. Intenta no ser entrometido/a e intrusivo/a en la vida privada de alguien. Incluso si es tu pareja.

  • Ser heteronormativo/a

    Ser heteronormativo significa considerar la homosexualidad u otras sexualidades como anormales. La mayor amenaza de salud sexual para la comunidad LGBT es la falta de información, visibilidad y aceptación adecuada. Esto ocasiona baja autoestima y otros problemas de salud mental entre los adolescentes LGBT. Si no estás seguro/a del género de alguien o de como le gustaría ser identificado/a, siempre es más seguro dirigirse a ellos como de forma neutral como, ‘ustedes’ y ‘ellos’. También trata de no ser homofóbico/a o transfóbico/a, e incluso entre heterosexuales. A algunas personas les ofende.

    Tu rol como humano/a aquí se vuelve importante. Puedes ser un pilar de apoyo para ayudar y no censurar como alguien asume su sexualidad. Una gran forma de empezar es siendo científicos y abiertos con la homosexualidad, aún en tus conversaciones generales.

¿Cuáles son tus tips para iniciar una conversación sobre sexo? Anótalos aquí debajo o síguenos en Twitter. Si tienes preguntas, visita nuestro foro de discusión y ¡hablemos!

Traducción: Octavio Eguiluz