apto para 18+

¿Hay relación entre las redes sociales y el autoestima?

Redes sociales y autoestima

Las redes sociales son los nuevos diarios íntimos pero con la diferencia de que, ahora, los “amigos” (reales y virtuales) pueden interactuar con lo que cada quien comparta en su espacio. Esto tiene un impacto en la autoestima de las/os adolescentes y jóvenes, así como en la construcción de su identidad.

En entrevista para el diario argentino El Día, Roxana Morduchowicz, autora del libro Los adolescentes y las redes sociales, explica: “Las redes sociales reflejan y responden a las necesidades propias de la adolescencia. Son tan populares precisamente porque retoman las preguntas claves de esta etapa de la vida: quién soy, cómo me veo y cómo me ven los demás”.

Sabemos que para los chicos de esta edad, es importante la aprobación de sus pares (en muchas ocasiones más que la de sus padres) y actualmente, con las tecnologías disponibles, se han generado nuevas formas de sociabilidad juvenil. “Ahora los chicos pueden contar acerca de sus vidas, de lo que piensan y sienten sobre los temas que más les preocupan. Pueden diseñar lo que quieren que otros sepan de sí mismos y evaluar los comentarios que reciben sobre lo que cuentan. Todo ello mediado por una pantalla… porque en cada texto, imagen o video que suben a la red social, se preguntan quiénes son y ensayan perfiles diferentes a los que asumen en la vida real”, dice Morduchowicz.

El psicólogo educativo Santiago Resett, explica que “llega un momento de la vida en el que los chicos se preguntan si pueden gustarle a alguien más además de a su hermana o a su abuela. Y las redes aparecen como el escenario ideal para encontrar esta respuesta. Cuando atraviesan esa etapa y son víctimas de ciberbullying el efecto puede ser devastador. Las agresiones o burlas a través de internet suelen ser mucho más despiadadas que en la vida real. Al no ver al otro, los chicos agreden sin ningún tipo de filtro”.

Además, Facebook, Twitter, YouTube e incluso Whatsapp (con sus famosos chats grupales) intervienen en el sentido de pertenencia de las chicas y los chicos. Los acuerdos del tipo “te sigo y me sigues”, así como el intercambio de likes, se vuelven apoyo o crítica imprescindibles que pueden impactar directamente en la autoestima. Ser aceptado o rechazado en un grupo siempre ha sido importante para [email protected] adolescentes, pero hoy en día, al ser públicas estas opciones, su efecto puede ser tremendamente negativo.

Si no existe una orientación al respecto, si [email protected] [email protected] no cuentan con el apoyo de sus padres para afrontar situaciones que los lastimen, puede irse creando un bajo amor propio que se vea reflejado más allá de sus pantallas y teléfonos celulares.

No te quedes con la información a medias, lee más aquí

El ciberacoso

Para el doctor en psicología social Antonio Rial Boubeta, el acoso y el ciberacoso es una de las grandes preocupaciones que tiene hoy la comunidad educativa, junto al consumo de drogas y alcohol y el uso de internet y las redes sociales: “Hoy en día es muy raro el acoso escolar puramente físico. Ahora se suele iniciar en las redes, ya que constituye un canal magnífico para ello. Hay un cierto anonimato, donde no se tiene la reacción cara a cara, por lo que no se obtiene información inmediata del daño que se está haciendo”.

Que te ninguneen en una red social o que te echen del grupo de WhatsApp es una manera muy dura de exclusión y de acoso. “En cuanto es psicológico y no físico, posiblemente sea más dañino. Hay estudios que relacionan el aumento de los casos de suicidio y de depresión con el ciberacoso pues los comentarios generan ansiedad. Si antes el miedo era a ir al colegio, ahora va a ser a conectarse a internet; pueden tener crisis de angustia, dolores psicosomáticos y algunos desarrollan síntomas de depresión, tristeza, apatía, fatiga... si su ánimo cambia es que está pasando algo, Tenemos que fijarnos en lo físico y en sus hábitos de vida. Es frecuente que tengan problemas de autoestima y es posible que les escuchemos comentarios autodespectivos. Poco interés por actividades lúdicas, bajo rendimiento escolar, aislamiento, pérdida de amigos, tendencia a estar solo y a comunicarse menos”, comenta.

En estos casos, entre otras acciones, se recomienda recordarle a las/os chicas/os que tengan la confianza de hablar con sus padres o personas de confianza sobre lo que están viviendo.

Para leer más haz clic aquí