apto para 18+

¿Juguetes sexuales...yo?

juguetes sexuales yo?
Un nuevo mundo de posibilidades florece cuando soltamos los tapujos y ¡por fin! nos compramos ese vibrador que vimos hace tiempo en la sex shop.

¿Cómo te imaginas a una persona que utiliza juguetes sexuales? Algunos llevamos el equipaje de estereotipos instalado y creemos que a esa gente “se le nota en la cara”, que es depravada o que no tiene con quién “quitarse las ganas”.

Yo era una de ellas hasta hace muy poco, cuando conocí a Danielle, amiga de un amigo: dulce, guapísima y muy inteligente. Hasta hoy, es la persona más abierta que he conocido. Nos hemos visto dos veces y no le importó compartir todos los detalles sobre sus travesuras sexuales conmigo.

Ella y otros cuatro jóvenes quisieron ser parte de este especial sobre juguetería sexual. Si su fin era convencerme de que debía utilizarlos con más frecuencia, pues ¡misión cumplida!

  1. Diana, 28 años, comunicadora:
    Compré un vibrador hace años, cuando no tenía novio. A mí me gusta cuidarme, darme cariño. Ahora estoy casada y, en los últimos años, solo lo he utilizado cuando estoy sola en casa. Cuando estoy con mi esposo, no se me antoja tanto como cuando él está lejos. A veces hablamos al teléfono y utilizo el vibrador para “recrear la escena”. Todavía estoy en lo que nosotros llamamos fase inicial, pero la verdad es que queremos seguir intentando y arriesgarnos un poco más.
     
  2. Arturo, 28 años, analista político:
    He utilizado un huevo vibrador manejado a control remoto y un vibrador con forma de pene común y corriente con el bracito para estimular el clítoris. A mí nunca se me había ocurrido usarlos pero mi pareja ya estaba toda equipada en la casa. Cuando ya llevábamos unos meses juntos me dijo que tenía los artefactos y que si quería que lo intentáramos. Alguna vez se nos ha pasado por la cabeza llevarlo mientras andamos por la calle, pero no lo hemos hecho.
    Uno, como mexicano, tiende a pensar que los hombres somos menos capaces si nuestra pareja nos pide que utilicemos juguetes o consoladores, pero debemos verlo como un complemento y no como un sustituto..
     
  3. Danielle, 24 años, estudiante:
    Mi experiencia preferida fue una vez que estuve con un muchacho durante dos horas, a ciegas durante todo ese tiempo. La idea de taparme los ojos era aumentar todos mis sentidos. Jugamos un role play: él era el amo y yo tenía que hacer todo lo que me pidiera. Él usó plumas, hielo y la bala, que es como una especie de vibrador. Lo que nunca puede faltar: ¡una buena nalgada! Mi consejo para las mujeres es que es mil veces más importante disfrutar en el camino que venirte rápido.
     
  4. Margarita, 25 años, profesional en IT:
    He usado vibradores: anillos y vibrador normal. Los anillos en realidad no han sido lo mío. No siento mucho placer con ellos. Igual que muchas otras chicas, mi primer vibrador fue un masajeador, pero más adelante compré un vibrador que tiene varias velocidades, se puede usar bajo el agua y es silencioso. Eso es súper útil y discreto. Cuando se usa en pareja, ayuda a explorar cosas que sola no había podido sentir.
     
  5. Franco, 25 años:
    He usado anillos vibradores cuando estoy solo y me entran las ganas. No soy ningún depravado, ni nada por el estilo, es solo que a veces me aburro y me parece saludable tener un buen momento de placer conmigo mismo. Incluso me ayuda a desperezarme. También he utilizado consoladores porque una amiga quería doble penetración y yo no quería hacerlo por detrás. Gran experiencia ;)

Y ustedes, ¿se animarían o no alguna vez a usar juguetes sexuales? ¿Por qué? Deja tu comentario aquí o participa en nuestra discusión en Facebook