apto para 18+

Me gusta alguien con VIH, ¿y ahora qué sigue?

Me gusta alguien con vih
Durante mucho tiempo se estigmatizó a las personas con VIH. De hecho para quienes se dedican a educar en la sexualidad ha sido una tarea titánica cambiar los conceptos y disociar la idea de que una persona con VIH necesariamente tiene SIDA.

Por: Nancy Martínez | Columnista sexperta, apasionada de la escritura y el chocolate.

Pero aquí no para la cosa. Aún hay MUCHOS mitos en torno a ello, como por ejemplo: algunos creen que se pueden contagiar por la saliva o por abrazar a una persona con VIH. Y aquí, señoras y señores, radica el meollo del problema.

Como aún existen estas creencias erróneas, algunos se van como hilo de media y al conocer a alguien que tiene VIH huyen en sentido contrario. Incluso si esa persona les llega a atraer en un aspecto amoroso; piensan que no pueden mantener una relación de pareja.

Entrevistamos a la sexóloga, terapeuta y consteladora familia, Alessia Di Bari, y al médico Javier Báez-Villaseñor Moreno, Director Médico Asociado de Virología en MSD, para que nos quiten esas telarañas que se han tejido en nuestras mentes.

“Muchos no saben cómo reaccionar cuando conocen a alguien que se ha infectado y para quienes lo tienen les resulta complicado expresarlo”. ¡Todo un dilema!

Ahora bien, analicemos las dos perspectivas. ¿Cómo comunicarlo? Alessia nos sugiere hacerlo con mucha valentía, “no existen las palabras correctas, solo se trata de ser sincero. Causa cierto temor en quienes escuchan la noticia, puede ser algo fuerte para ellos”.

Una vez que lo hayan comunicado, ¿qué hacer? “Esperar a que la otra persona tome la decisión: si puede aventarse con ese diagnóstico o prefiere no seguir”.

Si estás del otro lado de la moneda y tú eres quien conoce a alguien con VIH, tenemos algo que comunicarte: un diagnóstico así, en la actualidad, ya no es tan grave. Ojo: con esto no decimos que no se puede trasmitir vía sexual, sino que ya no es un diagnóstico que los condene a un destino fatal. Existen muchas herramientas que los ayudan a controlar la carga viral y a que ellos puedan llevar una vida saludable durante muchos, muchos años.

Pero, ¿qué pasa si comienzan una relación de pareja y llega el momento de querer tener sexo? ¿Se puede?
Sí, absolutamente SÍ.
 

El doctor Báez-Villaseñor nos dijo que es importante considerar los siguientes cinco aspectos:

  1. Tener VIH no tiene que afectar tu dignidad. Es decir, no te hace menos ser humano, simplemente es una condición nueva de vida. Las relaciones sexuales también pueden ser plenas y satisfactorias.
     
  2. Las relaciones de pareja son iguales que cualquier otra. Hay pleitos, momentos buenos, subidas y bajadas. El VIH no las predispone ni las condiciona.
     
  3. ¿Sexo? ¡Claro que sí! Eso sí, el uso del condón es un imperativo. Pero, ¿acaso esto es exclusivo de las personas con VIH? ¡Por supuesto que no! Como nos dijo el doctor Báez-Villaseñor, ¿cuántas amas de casa casadas se han infectado de VIH o cualquier otra ITS por no utilizar preservativo? Éste debe ser empleado de forma instintiva, rutinaria, apropiada y sistemática.
     
  4. El sexo no necesariamente tiene que ser penetrativo. Existen muchas otras formas de crear intimidad en la pareja.
     
  5. El condón se tiene que utilizar de principio a fin. No está sujeto a discusión. Nada de: “lo hacemos al principio sin nada y al finalizar me lo pongo”, ya que los fluidos lubricantes pueden ser agentes de infección.

Opciones existen. Solo se trata de eliminar los mitos y nunca olvidarse del condón.