apto para 18+

“Mi primer beso fue un desastre”

“Tenía 18 cuando besé por primera vez”, comenta Samanth. “Hay demasiada presión para que salga perfecto.”

Él tenía terror de no hacerlo bien porque ella era su amiga más íntima y quería comenzar a salir con ella “oficialmente”. “Como un idiota, me precipité y la besé. Ella se apartó y no dijo ni una palabra.”

La primera vez que nos vimos fue de lo más extraño. En el colegio, los de tercero estaban sometiéndonos a los novatos a pruebas durante la semana de orientación. Como reto, a ella le pidieron que me hiciera una propuesta “romántica” de matrimonio.

Yo quería realmente poner fin a la fase de “mejor amigo” y llevar las cosas a otro nivel. Así que planeé oficializarlo todo durante una cena en un “restaurante de verdad”, y besarla en el camino de regreso a casa.

La semana previa a la cena fue una tortura. Estaba paranoico. Creía que ella sabía exactamente lo que yo tenía en mente. Era como estar en una montaña rusa, en minutos pasaba de la excitación a la ansiedad.

Bofetada
¿Y si ella quiere que seamos solo amigos? ¿Y si acepta la cita, y luego me deja porque no la besé bien?

Todo parecía girar en torno a ese maldito beso. Toda la semana estuve imaginando situaciones de besos desastrosos: me acero para besarla, ella da vuelta la cara y mi boca abierta termina en su nariz. Intento igual besarla, pero ella se aleja cubriéndose la nariz porque yo tengo mal aliento. Igual la beso, ella me da una bofetada y se va.

Desastre
Los nervios me traicionaron por completo. El día que supuestamente íbamos a salir, debo haberme cepillado los dientes al menos cinco veces. Usé casi medio frasco de desodorante – tú sabes, de esos que supuestamente te tornan irresistible para las mujeres.

La cena fue un desastre. No me atrevía a pedirle que saliéramos. No pude comer mucho, porque no paraba de pensar en el regreso al hostal y en mis planes de besarla.

Decidí despilfarrar un poco, ordené un taxi, y a medio camino di mi primer beso. Ella me estaba preguntando por qué había estado tan raro durante la cena cuando yo, como un idiota, me abalancé y la besé. Ella me empujó y no dijo nada.

Buena racha
Luego se acercó para besarme, nuestros labios apenas se rozaron por unos segundos, pero las mariposas en el estómago aleteaban frenéticamente.

Así que mi primer beso fue un desastre, pero en los minutos que siguieron tuve mi tercero, cuarto y quinto beso. Tenía buena racha, y me parecía que mejoraba con cada intento.

Samanth (nombre ficticio) es un estudiante de 22 años en Nueva Delhi.

¿Cómo fue tu primer beso? ¿O aún no ha llegado, y eso te pone nervioso? ¡Háznoslo saber! Envíanos un mail