apto para 18+

"Ninguna familia es mejor que otra"

Tipos de familias
El 15 de mayo es el Día Internacional de las familias. El tema del 2015, según la ONU, es Ia igualdad de género y los derechos de los niños en las familias contemporáneas. La bloguera Sandra Alvarez nos cuenta cómo son algunas de ellas.

Reyna es madre de cuatro niñas y un niño. Ella, a base de muchas horas sentadas en una máquina de coser, cubrió las necesidades fundamentales de su familia, pudo brindarles a sus hijos una educación básica y los preparó para la vida. Como todas las familias pasaron por momentos difíciles, como cuando ella fue hospitalizada, entonces su hija mayor asumió la conducción de sus hermanas y hermano. Luego cuando Reyna regresó a la casa todo volvió a la normalidad. En la actualidad cada uno tiene su propia familia, su profesión, su propia vida. Reyna fue una madre soltera.

Delia, vive con su pareja, Leila. Entre ellas tienen 6 hijas y tres nietos. A pesar de las distancias que las separan de las familias que han creado, porque viven en ciudades alejadas, hacen lo imposible por reunirse en fechas señaladas, bien sea el último día del año o el cumple de uno de los pequeños. Se respetan, se apoyan. No hay problema que acontezca en la familia que Delia y Leila no afronten juntas. Ellas tienen una familia homoparental.

Esther y Lázaro se dejaron. Ya no había más amor entre ellos, así que cada uno decidió coger su camino. Existen muchas y válidas razones para comenzar una relación como para terminarla. Entonces quedaron muy conectados porque tuvieron una hija en común Amanda. Además estaba Sofía, la mayor e hija de Esther con otro hombre, quien siempre fue reconocida y tratada por Lázaro como su propia hija. Del matrimonio anterior él tenía otra niña, Rosangela, y las tres hermanas, ya adolescentes, se reúnen, van a pasear juntas y disfrutan de sus abuelos y abuelas en común, así como de otros parientes.

Ante el divorcio tanto Reinaldo como María decidieron que Fernando se quedara viviendo con su padre. Y aunque María no vivía con ellos participaba de las decisiones más importantes de la vida del hijo. Los tres están convencidos de que esa fue la mejor solución a pesar de que todo el mundo le dijo a María que los hijos deben estar con las madres. Ellos han demostrado que tanto el padre como la madre pueden velar por sus hijos.

Alvaro tiene dos mamás. Cuando Lucía quedó embarazada, las cosas con el padre no resultaron y ella decidió continuar con el embarazo. Un tiempo después reinició la relación con Liliana y ambas se ocuparon de tener un embarazo feliz y además de toda la preparación para el parto, la lactancia, etc. Por supuesto que tenían muchas preguntas, pues era la primera vez para Lucía, pero la experiencia de Liliana y el amor entre ellas se impuso y ahí están viendo a su bebé crecer.

La abuela Toña había decidido adoptar a Cristina ante la muerte de su hija Joanna, la madre de la nena. Había sido una decisión difícil porque ya en ese momento sus hijos estaban grandes y cada uno había tomado su camino. Volver a empezar no era fácil, sin embargo lo más importante era la pequeña.  Entonces Toña decidió asumir su crianza.

Todas son diferentes tipos de familia,

Sin embargo, en todos los casos se satisfacen las necesidades fundamentales, se brinda apoyo, hay amor y respeto entre todos.

Pero también están Jorge, Esmeralda, Rina y Jesús quienes son amigos y  han decidido irse a vivir juntos. Se conocen desde la universidad y ahora que todos trabajan, resulta más práctico vivir bajo un mismo techo. Así comparten las responsabilidades diarias de un hogar y, de paso, ahorran dinero. Rina tiene un niño de 11 meses y tiene confianza de que sus “tíos” la pueden ayudar mucho en la crianza. Siempre alguno de ellos está en casa, así que, en lo que Rina trabaja, su hijo se puede quedar con uno de ellos, preferiblemente con Esmeralda, quien es la “tía” favorita.

Lo cierto es que la mayoría de los seres humanos crecemos en nuestras familias diversas y únicas, y recibimos (unos más, otros menos) apoyo, amor, seguridad, apapachos... Todas las familias son válidas. Ninguna es mejor que otra. 

Sandra Abd’Allah-Alvarez Ramírez es licenciada en psicología de la Universidad de la Habana y máster en estudios de género y periodismo, entre otras especialidades de la comunicación. Colabora en muchos medios digitales y escribe ya más de 8 años en su blog Negra Cubana tenía que ser.

Y tú, ¿de qué tipo de familia provienes? ¿Cómo sería la familia que te gustaría fundar?