apto para 18+

¡No me importa que me vean como un mandilón!

Hombre mandilon
Para la gran mayoría de los hombres mexicanos, voy volando para hacer considerado un mandilón. Sí, aquellos hombres sumamente serviciales con sus parejas y que no tienen vergüenza alguna en remangarse las mangas de la camisa para hacer las tareas domésticas.

El mandilón es visto como un hombre débil que se deja dominar por su pareja o esposa. Sí, puede que sea un mandilón, pero eso no me quita el sueño.

Más allá del estereotipo, saber hacer todas estas tareas del hogar tiene muchas ventajas, más de las que se imaginan e incluso me atrevería a decir que hay más desventajas no saber hacerlas, y ya verán por qué.

Hombre soltero + vivir solo= PESADILLA

Saber hacer todas estas tareas es una necesidad y no tiene nada que ver con la virilidad. Podemos optar vivir en un departamento desordenado y sucio, con botellas de cervezas regadas por todas partes; cajas de pizzas con rebanadas mordisqueadas y las moscas revoloteando sobre ella; tener el fregadero de la cocina hasta el tope de trastes sin lavar, y cada vez que estornudamos se levanta el polvo acumulado en los muebles, paredes y del suelo.

Desayunar, almorzar y cenar sopas instantáneas todos los días, es un menú nada agradable para el estómago ni para el atractivo físico, como ocurrió con un amigo que en un par de meses viviendo con su “roommate” subió de peso notablemente.

En cuanto la ropa, tenemos dos opciones sencillas, mandarla la casa de nuestra madre para que nos la lave y planche o enviarla a una lavandería. Hacernos responsable de nuestras cosas es parte ser independiente.

Cosa del pasado

Hay que tomar en cuenta también que los tiempos están cambiando, y son cada vez más las mujeres que no están dispuestas hacer la típica ama de casa, por lo que optan salir a trabajar y desarrollar su carrera profesional, por lo que cada vez pasan menos tiempo en casa. Por lo que la idea de que nos espera una rica cena hecha con todo el amor y cariño de nuestra pareja o esposa al llegar a casa después de un largo día de trabajo es cosa del pasado.

No hace mucho tiempo, me enteré del caso de una señora que mandaba todas las mañanas muy temprano a su empleada doméstica a la casa de su hija para que ésta les preparara el desayuno a ella y a su marido antes de que ambos se fueran a trabajar, porque resultaba que ambos no tenían la menor idea de cómo preparar un desayuno. Almorzaban y cenaban todos los días en un restaurante, algo sumamente impráctico y costoso en mi opinión. Además cocinar no es nada complicado, yo aprendí viendo a mi madre y a Jamie Oliver.

La pareja es un equipo

La vida en pareja implica a dos personas que deben compartir las responsabilidades en todos los aspectos de la relación, y entre ellas las tareas del hogar, ya que es un espacio en la que conviven dos personas.

Además trabajar en equipo siempre hace que estás tareas que resultan fastidiosas sean más llevaderas y amenas e incluso puede llegar a fortalecer aún más la relación. Así que dejemos a lado los prejuicios y de ver a las labores del hogar como una actividad exclusiva al  llamado “sexo débil” —ni tan débil— ya que estas tareas resultan ser nada sencillas y sumamente agotadoras.

No nos hacemos responsables por los comentarios emitidos por Gabriel ;P, pero ¿alguna vez has pensado lo mismo que él?. Si necesitas más información te esperamos en el Foro de Hablemos

Por: Gabriel Infante Carrillo