apto para 18+

¿Por qué los piropos ya no seducen a las mujeres?

Piropos
¿Dónde quedaron aquellos tiempos donde un hombre podía decirle a una mujer lo hermosa que es sin el temor de ser abofeteado. O abrirle la puerta como gesto de cortesía sin que la muchacha te mire como un bicho raro. O cederle el asiento en el autobús, y lo único que obtienes es un gesto de desaprobación con la cabeza, en lugar de una respuesta como «Qué amable, pero no gracias».

Definitivamente las cosas han cambiado, la relación entre el hombre y la mujer se ha tornado tensa y complicada, ya que nuestras acciones y actitudes aunque nos parezcan de lo más inocente, para ellas puede no serlo, por lo tanto tenemos que ser sumamente cuidadosos en la forma de como abordarlas. Ya me imagino muchos de ustedes están pensando «¡Uy que complicadas son las mujeres!»

En realidad no es tan complicado entender porque ellas han adoptado esta actitud fría y nada receptiva ante los piropos, halagos y atenciones de un desconocido. Esto se debe en gran medida al alto índice de acoso que existe hacía las mujeres, especialmente en una metrópolis como la Ciudad de México, donde la situación ha llegado a tal extremo que las autoridades de la ciudad han tenido que tomar medidas como crear zonas exclusivas para mujeres y niños en el Metro y Metrobús, asimismo dotarlas de un silbato anti-acoso.

Esto sin duda no ha logrado frenar esta problemática, hace un par de semanas me tocó presenciar como una chica a punto de abordar el Metrobús se volteó hacia un chavo que estaba parado detrás de ella y lo abofeteó. No me percaté si éste le estaba manoseando, pero definitivamente ocurrió algo que la hizo reaccionar de esa manera, mientras tanto el chavo se quedó inmóvil, no parpadeaba ni tiempo tuvo para reaccionar y disculparse, si es que tenía la intención de hacerlo.


Con este tipo de actitudes cómo podemos esperar que las chicas se sientan cómodas ante nuestra presencia, y además las bombardeamos con piropos sumamente cargadas con connotaciones sexuales o halagos fuera de lugar, por lo que se puede considerar como acoso. Sin duda, vamos a toparnos con muchas mujeres que serán atractivas ante nuestros ojos, y sentir la necesidad de acercarnos a ellas y decírselos, pero también seamos sinceros: ¿queremos llamarles su atención para que se fijen en nosotros? ¿Creen que lo lograran así?

Chicos, no podemos ir por la calle piropeando y halagando a todas las mujeres que nos parecen atractivas, aunque la frase sea muy inocente como decirles « ¡eres muy guapa!».

Ellas no nos están pidiendo nuestra opinión. Lo mismo se aplica con nuestras compañeras del colegio, de la universidad y del trabajo, ante todo hay que respetarlas.

Quizá el momento ideal para decirle a una mujer un piropo o halagarla, es cuando ésta te conoce bien y existe una confianza mutua, y sobre todo que ella sabe que se lo dices con mucho respeto y sinceridad. Recordemos que la finalidad de los piropos es hacerlas sentir bien de sí mismas, y no hacerlas sentir agredidas. He escuchado a muchas mujeres decir que ya no existen los caballeros, y puede ser que tengan razón. Está en nosotros revertir esta percepción cambiando nuestras actitudes hacia ellas.

Por: Gabriel Infante Carrillo