apto para 18+

Prácticas saludables para una higiene íntima correcta

Higiene Intima
A la zona íntima femenina se le conoce con diferentes nombres alrededor del mundo pero lo que si es igual en todas partes es lo importante de mantener un correcto aseo. ¿Sabes cómo hacerlo?

La higiene íntima femenina (Hif) se define como las prácticas de aseo de la región anoperineogenital de la mujer, para mantenerla libre de humedad y residuos (orina, heces, fluidos), en condiciones de salud y prevenir infecciones. Comprende el uso de productos cuyas propiedades deberán preservar el ecosistema genital femenino.

Ahora bien, empecemos por ponernos de acuerdo que al hablar de vagina estamos hablando de nuestro órgano sexual interno y este no debe recibir ningún tipo de limpieza, en cuanto a nuestro órgano sexual externo encontramos a la vulva: que incluye el pubis o monte de Venus, labios mayores y menores, clítoris, introito vaginal (orificio de la vagina) y meato uretral (por donde sale el orina)

Estando de acuerdo en cómo llamamos a cada área de nuestra zona íntima es más fácil darle continuidad a estas prácticas saludables que ayudarán a evitar infecciones vaginales pero antes que nada dejemos claro: nuestra vagina huele a vagina (un olor pecualiar que en su mayoría se ve influenciado por lo que comemos), porque simplemente no puede oler a campo de pinos. Así que no nos obsesionemos tampoco con esto del aseo.

Paso a paso para tu higiene íntima:

  1. Se debe lavar separando los labios vaginales mayores y menores ayudandote con los dedos para retirar células muertas entre los pliegues. Deja correr abundante agua. Es recomendable utilizar jabón que solo este destinado a esta zona y que sea de uso personal, evitando que tengan olores fuertes o usar el mismo jabón corporal, de preferencia un jabón neutro. También existen jabones líquidos especializados en el área genital, que no irritan, mantienen tu Ph ácido, hipoalergénico y mantendrán tu flora vaginal (conjunto de microorganismos que viven de manera natural y sin causar daño en la región vaginal)
     
  2. A la hora de tomar un baño, es importante tener claro que no debes lavar por dentro de la vagina salvo que tengas la indicación de tu ginecólogo/a. Nos referímos a las conocidas duchas vaginales que no suelen ser muy recomendadas porque eliminan sustancias naturales y microorganismos que protegen la vagina.
     
  3. Debes secar muy bien la vulva, pues la humedad en exceso ocasiona infecciones.
     
  4. Después de orinar es importante limpiar de adelante hacia atrás para evitar que las bacterias del ano pasen a la vagina o usar la técnica del esponjeo, que consiste en pequeños toques solo en la vulva hasta que quede seca.
     
  5. Cambia las toallas o tampones máximo cada 4 hrs, lo mismo con los panti protectores diarios.
     
  6. No usar ropa muy ajustada y de materiales sintéticos, de preferencia siempre usar algodón.
     
  7. Enjuagar bien la ropa y evitar dejar detergente con olores fuertes en nuestra ropa íntima.
     
  8. Si notas que el flujo vaginal tiene un olor diferente al que conoces o mucho más intenso o a pescado, es importante que acudas a la ginecóloga/o cuanto antes, pues lo más seguro es que se trate de una infección vaginal.
     
  9. Antes y después de mantener relaciones sexuales es recomendable lavar la zona genital.
     
  10. Una infección vaginal es distinta de una ITS, aunque estas infecciones por hongos se pueden contagiar a través de las relaciones sexuales, este tipo de contagio es muy poco frecuente por lo cual es recomendable el uso del condón.

Lo importante de una buena higiene íntima es conocer nuestro genitales (olor, color, forma), de esta manera sabremos cuando no estamos limpiando bien o estamos limpiando en exceso.

¿Sigues alguna práctica que temes pueda afectar tu salud vaginal? Pregúntales a nuestra moderadoras en el Foro de Hablemos