apto para 18+

Qué hacer y qué no: Juegos preliminares

Juegos Preliminares
El fantástico preámbulo del coito: Para algunos, todos esos besos, caricias y lametones son tan importantes como el mismo acto sexual.

Para otros es simplemente un aperitivo antes del “plato principal”. Para las mujeres, los juegos preliminares son especialmente importantes para que la vagina se humedezca y sea deslizante, para que esté preparada para el sexo. Averigualo todo en nuestros qué hacer y qué no hacer de los juegos preliminares.

Debes…

  • Saber cuáles son las zonas erógenas
    No te centres solo en el pene o la vagina. Cada persona tiene distintas zonas erógenas. Acariciar, besar, mordisquear o lamer esas zonas es una experiencia maravillosa y muy excitante.

    Inténtalo con los pezones, el cuello, las orejas, la espalda y las nalgas. Recuerda que cada persona es diferente, así que usa tu creatividad cuando explores el cuerpo de tu pareja. Tal vez a ella le guste que le acaricies las axilas o que juguetees con sus pies.

    Y no dejes de investigar: no te limites a las zonas habituales. Sorprende a tu pareja con zonas diferentes. ¡Eso sí que es excitante!
  • Echarle ganas
    Nada es más aburrido que hacer siempre lo mismo. Un beso apasionado, una mano en un pecho, acariciar el pene y se acabó…En vez de eso, ¡sé creativo! ¡Intenta cosas nuevas! Excita a tu pareja con caricias, con los labios, con la boca.

    También puedes ayudarte con algunas cosas como una pluma o guantes. Usa lubricante para crear nuevas sensaciones. Estate atento al lenguaje corporal de tu pareja y sabrás si le gusta lo que estás haciendo. Si ves que sí, continua. Si ves que no: prueba algo distinto.

    La clave está en no hacerlo aburrido o predecible. No dejes de sorprender a tu pareja, ya que esa es la clave para unos juegos preliminares fantásticos que conducirán a un acto sexual de fábula.
     
  • Mimarse mutuamente
    No hay nada más agradable que el sentirse mimado por tu pareja. Así que tómate el tiempo necesario para ello. Abrázala, bésala y acariciala sin pedirle nada a cambio. Saca el aceite aromático y dale un masaje relajante en la espalda. Las caricias sensuales son muy agradables y pueden predisponer a tu pareja, incluso si no estaba excitada unos minutos antes.

    No obstante, no te dejes llevar por tus expectativas: a veces una sesión de caricias y abrazos es tan solo eso y desemboca en sexo sin penetración. No te deprimas: ¡piensa en la siguiente oportunidad que vas a tener!

No debes… 

  • Precipitarte
    Los juegos preliminares son muy importantes para las mujeres. Una vez que un hombre tiene una erección está preparado. Las mujeres por el contrario, necesitan un poco de tiempo para excitarse tanto física como emocionalmente. La vagina tiene que estar húmeda para que el pene no le haga daño cuando la penetre. Si ambos quieren que la experiencia no sea desastrosa sino agradable, el apresurarse no es una buena idea.

    Además hay muchas mujeres que no alcanzan el orgasmo normalmente durante el coito, lo que para ellas puede significar que su oportunidad para alcanzarlo está en los juegos preliminares. Esto es especialmente cierto si tu pareja es el típico que se da la vuelta y empieza a roncar cuando alcanza el clímax en lugar de preocuparse porque tu también lo alcances.

    A pesar de lo dicho, en ocasiones precipitarse puede ser fantástico. Saltarte los preliminares y echar uno rápido puede ser muy excitante para ambos.
     
  • Pasarte
    Estamos de acuerdo en que los preliminares son fantásticos, divertidos y muy importantes. ¿Quiere decir eso que debes seguir y seguir tanto como puedas? La respuesta es que no siempre que quieras también practicar el coito. Lo cual, por cierto, no es obligatorio.

    Especialmente en aquellos casos en los que el hombre tiene problemas para aguantar el orgasmo y lo alcanza antes de lo que le gustaría, el practicar juegos preliminares durante mucho rato implica que eyaculará antes de llegar al coito o que lo hará según empiece. O también puede intentar aguantar y eyacular solo un  poquito y después tener problemas para alcanzar un verdadero orgasmo más tarde.

    No hay una cantidad de tiempo determinado y perfecto para los juegos preliminares: cada persona es diferente y algunos días tendrás más ganas de jugar que otros.
     
  • Pensar que los juegos preliminares solo se practican en la cama
    Los juegos preliminares no tienen por que empezar una vez que los dos estén en posición horizontal. Pueden empezar mucho antes. Por ejemplo con una mirada profunda llena de deseo, con un roce provocado o con un beso apasionado.

    Incluso el flirtear y excitar con palabras puede ser parte de ello. Y no nos referimos a la conversación erótica. El hacerle saber a alguien que te sientes atraído por él o ella y que te gustaría hacerle el amor puede ser muy sexy y excitante.

    Pero al igual que con los juegos preliminares físicos: observa la reacción de tu pareja. Si conlo que dices y haces hace que se sienta incómoda ¡para! Y si le gusta, sigue y disfruta.

¿Tienes algo que añadir a la lista? Déjanos tu comentario aquí o en Facebook.