apto para 18+

Regala orgasmos a tu chica

Consultorio Sexual
¿Quieres disfrutar al máximo tus relaciones sexuales, pero también quieres ser recordado por tus dotes de buen amante y por tu desempeño? Parece ambicioso, pero puede lograrse. Te invito a leer mas…

Lo primero es conocer a tu chica. No importa si tienes 1 día o 5 años con ella. Qué le gusta, cómo le gusta, dónde y a cuál velocidad. Y esto se logra conversando. Con preguntas concretas, sin ser tan agresivo que espante, pero con una seguridad que resulte seductora. Preferiblemente conversa fuera de la cama. Toma datos para que puedas mejorar tus encuentros eróticos. Olvida las experiencias sexuales pasadas: no a todas las mujeres les gusta lo mismo. Conócela para destacarte cada vez que tengas relaciones sexuales con ella.

Si sabes que llega el día y van a estar juntos, entonces ten a la mano todo lo que vas a utilizar para que, una vez que comiences, no tengas interrupciones innecesarias. Ambienta el lugar de forma que provoque estar allí. Ponle tu toque personal y coloca cerca de ti todos los elementos eróticos que utilizarás: preservativos (lleva varios, necesarios para prevenir embarazos e infecciones), lubricante a base de agua, juguetes sexuales (si les gustan a ambos), pañuelos para vendarle los ojos y tomarla por sorpresa en las caricias, loción para masaje, en fin.

Inicia con juegos previos: besos, caricias y garantiza el placer en ella. Dale una buena dosis de sexo oral. Descubre su clítoris (es el único lugar de su cuerpo sólo para el placer), humedécelo suavemente con tu lengua, acarícialo con tus dedos y no permanezcas mucho rato en la misma zona y con la misma estimulación, porque la sensación se agota y aburre. Alterna esto con estimulación en otras zonas de su cuerpo. Y no olvides sus senos, bésalos, acarícialos y, si te gusta morderlos o pellizcarlos, asegúrate que le guste a ella también, porque la tolerancia al dolor varía dependiendo de cada persona y del momento. Si lo tuyo es dar azotes o nalgadas, imprímele la fuerza apropiada, puede ser muy gratificante sin ser doloroso.

Pídele que te toque, acaricie, masturbe (prácticas con las que ella esté a gusto),

así le das un rol activo a tu pareja y sugieres que tu también necesitas estimulación.

Cuando sientas que está muy excitada, llegó la hora de la penetración. Es importante el ritmo, que no sea monótono ni predecible. Varía en la profundidad, el ángulo de penetración, la rapidez de los movimientos y hasta incluye pausas. ¡Lo inesperado le va a resultar excitante.

Para tener el control de la penetración, debes hacerlo en una posición donde tú domines (por un rato) y luego dale el rol protagónico a ella y deja que esté encima de ti. Esto ofrece un roce indirecto con el clítoris, le permite libertad de movimiento y que pueda obtener su propio placer. Disfrútala, porque en esa posición puedes observar su cuerpo y su actitud. Si les gusta mirarse, busquen espejos para que puedan observar otros ángulos.

Varíen las posiciones sexuales que prefieran, hasta llegar a la que se sientan ajustados el uno al otro.

Recuerda que el tiempo de respuesta sexual de los hombres es diferente al de las chicas. Por lo general, ellas necesitan más rato. Lo que no implica que no sepan apreciar un buen rapidito.

Estos tips que te mencioné, no son un manual, ni un libreto que debes repetir religiosamente cada vez que estés con esa chica que te gusta. Recuerda variar y ofrecer lo mejor de ti sin olvidar tu propio disfrute. Además… ser buen amante no es algo que sale de la noche a la mañana, sino que requiere práctica. ¿Te animas?

Cuéntame cómo te fue. Y si tienes dudas y comentarios, escríbeme a @michelaguarente.

*Michela Guarente es sexóloga venezolana y participa en programas de orientación sexual.