apto para 18+

¿Virgen hasta el matrimonio?

Virgen hasta el matrimonio
Perdemos la virginidad por diversas razones, pero la mejor es cuando es por decisión propia. Sin embargo, cuando esa decisión está enmarcada en tradiciones religiosas habría que cuestionarla. Nuestra colaboradora y psicóloga Lucia de los Santos nos ayudará a iniciar este proceso.

"Hasta que la muerte los separe", bendita frase determinista... En este país (México) donde el catolicismo se filtra hasta en las políticas educativas, no es de sorprenderse que la sexualidad se vea sumamente afectada por las creencias religiosas. Aún en Ciudad de México (CDMX), la "isla de derechos sexuales", el placer sexual se ve limitado y regido por lo que dicta la religión, en especial en materia de virginidad, igual que en provincia.

Por un lado tenemos la postura a favor de llegar virgen al matrimonio basada en los principios religiosos. Por el otro lado, está la realidad. Según la Encuesta Nacional de Juventud del 2010, en la que participaron jóvenes entre 12 y 29 años donde el 83% eran católicos, se encontró que muchos ya habían tenido relaciones sexuales. El porcentaje de jóvenes que "habían tenido al menos una relación sexual" por grupos de edad, fue el siguiente: 15-19 años, un 33.6% ya había tenido relaciones sexuales, entre 20 y 24 años de edad un 75.7% había hecho lo propio y un 89% de la población entre 25 y 29 años de edad.

Me es imposible determinar cuántos de estos participantes estaban casados, pero siguiendo mi línea de pensamiento podría asegurar que la mayoría serían solteros.

Así vemos que con todo y las creencias católicas, el deseo sexual es una fuerza que domina tal vez un poco más de lo deseado, la conducta de las personas. Aún con esto, persiste la creencia de que lo correcto es no tener relaciones sexuales hasta después del matrimonio pero, si dejamos de lado los mandatos religiosos... en realidad ¿qué tanto conviene llegar virgen al matrimonio?

Desde mi opinión, (que sé que comparten muchos, y otros más automáticamente estarán en contra) cuando decides estar con alguien "hasta que la muerte los separe", conocer cómo es la relación sexual , antes de dicho evento, se vuelve algo sumamente crítico. Es decir, cuando decides que solo tendrás placer, contacto o relación sexual con una persona por el resto de tu vida (si es que así lo decidieron), considero de alta importancia que éste sea lo más satisfactorio posible.

Curiosamente, existen muchos casos en donde las parejas que llegan vírgenes al matrimonio, se llevan muy malas sorpresas.

Estas sorpresas pueden ser desde disfunciones, problemas, infecciones o malformaciones, entre otras mil cosas. Existen muchas parejas que requieren de terapia sexual o terapia de pareja por diversas dificultades sexuales que surgen a partir de que no han podido iniciar una vida sexual con su pareja despues del matrimonio. Existen también muchas otras que se divorcian por causas asociadas al desarrollo sexual en pareja. Por último existen muchas parejas que terminan por cometer "infidelidades" debido a que el placer sexual en pareja no es el deseado.

No pretendo escribir sobre piedras que quien no tenga relaciones con su pareja antes del matrimonio está condenado a cualquiera de las situaciones que mencioné. Tampoco pretendo invitar a todos a que tengan relaciones sexuales antes del matrimonio, pues esta es una decisión muy personal; sin embargo, como cualquier otra, debe de ser una decisión informada, así como la de la elección de una sola pareja por el resto de sus vidas.

En mi opinión, si no conocen la química sexual que pueden tener, el desempeño sexual, el estilo o preferencias sexuales así como el cuerpo de su pareja, porque han decidido a favor de la abstinencia hasta el matrimonio, tómense el tiempo en pareja, de al menos comunicar sus fantasías y expectativas respecto de su vida sexual después del matrimonio.

Si el pudor se los permite, observen y conozcan el cuerpo de su pareja y permitan que su pareja conozca el suyo. Con esto, no están rompiendo la abstinencia y disminuyen sus probabilidades de enfrentarse a dificultades o problemas sexuales después del matrimonio.

Por: Lucia de los Santos, Psicóloga clínica y Terapeuta sexual

Y tú, ¿que piensas de lo que nos comparte Lucia? ¿Estás de acuerdo? ¿Has pensado llegar virgen al matrimonio? Compártenos tu opinión o si solo tienes preguntas sobre el tema te invitamos a nuestro Foro y ¡HABLEMOS!