Matrimonio concertado: tu derecho a elegir

Evita llevar una doble vida si no quieres llegar a un enfrentamiento con tus padres por el matrimonio concertado. Ese es el consejo de la celebrada abogada y novelista holandesa Naema Tahir.

Los jóvenes tienen la tendencia a evitar conflictos para complacer a los padres tradicionales, señala Naema. El problema es que, cuando llega el momento de elegir una pareja de matrimonio, entonces ya es demasiado tarde para oponerse.

Hablemos de Sexo y Amor conversó con Naema Tahir durante una conferencia sobre matrimonios forzados y concertados, Your Right 2 Choose (Tu derecho de elegir) celebrada en Ámsterdam.

A la edad de diez años, Naema emigró desde Gran Bretaña a Holanda con su familia de origen paquistaní. La presión de los matrimonios arreglados le resulta familiar tanto por su experiencia personal, como en su profesión de abogada defensora de los derechos humanos y también como escritora. Y constituye el tema de su última novela, Bride of Death (Novia de la Muerte)

Enamorarse

El público que asistió a la conferencia de Naema estaba compuesto básicamente por jóvenes musulmanes holandeses cuyos padres, en su mayoría, provienen de Marruecos o Turquía. Sin embargo, comparten muchas cosas en común, como es el caso también de Naema Tahir.

Son jóvenes que crecieron en una cultura moderna donde la juventud sale con amigos, se citan, se enamoran y eligen libremente a sus parejas. Sus padres, por otra parte, tienen la expectativa de elegirles una pareja conveniente. Y los jóvenes pueden llegar a sentirse muy presionados a acceder a los deseos paternos.

Presión emocional

¿Cuándo se convierte en forzado un matrimonio concertado? La línea divisoria es muy delgada, señala Naema. “Cuando se habla de matrimonio forzado se suele referir a los casos en que se emplea la violencia o las personas son privadas de su libertad.

“Sin embargo, un matrimonio forzado se refiere más comúnmente a la presión emocional que enfrentan los jóvenes de parte de sus padres y parientes. Su anhelo es complacer a los padres ya que, hasta ese momento, nunca se han opuesto a sus deseos.”

Modernidad

El debate en Ámsterdam se enfocó sobre los problemas de los jóvenes cuyos padres son inmigrantes provenientes de una cultura donde el matrimonio arreglado es la norma, mientras que todos a su alrededor se casan por libre elección y por amor.

Entonces, ¿se podría decir que el matrimonio arreglado representa un choque cultural? “No se trata de un enfrentamiento entre culturas”, opina Naema, “es el choque entre la modernidad y la tradición.” Una tradición que no respeta el derecho de los jóvenes de elegir sus propias parejas.

Felicidad

Esta es una cuestión que afectó a Naema en su vida personal. Cuando tenía unos veinte años, sus padres le concertaron un matrimonio sin consultarla. Ella sabía que sus padres querían lo mejor para su hija y le dolía causarles tristeza pero, finalmente, se opuso a sus planes. Eligió en primer lugar por su propia felicidad. Y eso es lo que recomienda a los jóvenes, recordándoles que tienen el derecho a hacer su propia elección.

Doble vida

¿Qué aconsejaría entonces a los jóvenes que quieren afirmar su derecho de elegir a su propia pareja? “Tienes que procurar una relación abierta y franca con tus padres y no llevar una doble vida”, sugiere Naema.

“Muchos jóvenes intentan ser  los hijos perfectos pero, una vez lejos del hogar, se comportan de manera completamente diferente. Cuando salen se visten de otra manera y las muchachas, quizás, se quitan el pañuelo de la cabeza. Nunca conversan abiertamente con sus padres o se enfrentan a ellos en cuestiones menores. Cuando sus padres les arreglan un matrimonio, sólo en ese momento se atreven a decir que no, entonces el resultado es un fuerte enfrentamiento.”

Humana

¿Están condenados al fracaso los matrimonios arreglados? ¿La única ruta a la felicidad es una pareja basada en el amor? No necesariamente, afirma Naema.

“En Occidente están enamorados del amor”, afirma. “Pero ya sabemos que el torbellino de amor romántico no tiene larga vida. Y la creciente popularidad de sitios de encuentro en Internet demuestra que hay muchas personas en el mundo moderno que no quieren dejar librada al azar la elección de una pareja.

“En el subcontinente indio, la gente se está aproximando a una forma de matrimonios arreglados que es mucho más humana”, afirma Naema, “donde los jóvenes eligen a su pareja junto con sus padres en lugar de que el matrimonio les sea impuesto por voluntad paterna.”

Foto: Naema Tahir

Comments
Agrega un nuevo comentario

Comment

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang>