Condones de colores
www.teentech.com

Condones que cambian de color al detectar una ETS

¡Wow! ¿Condones que cambian de color ante la presencia de enfermedades de transmisión sexual (ETS)? Es una idea muy creativa, segura y que logra una detección poco invasiva que nos comparte nuestro bloguero Diego Arguedas.

Cuando viví en Ámsterdam, tuve la oportunidad de pasar por un pequeño paraíso: Condomerie, la primera tienda especializada en condones del mundo. El local está ubicado en una de las calles más antiguas de la ciudad y es hogar para condones de cualquier tipo: bio-lubricados, de sabores exóticos y hasta unos inspirados en Obama y Romney, los políticos estadounidenses. Unos captaron mi atención sobre los demás: unos condones que brillaban en la oscuridad.

¿Por qué? Creo que porque siempre queremos hacer el sexo algo mejor y cuando combinamos algo seguro con lo visualmente atractivo —¡un falo que brilla en la oscuridad, carajo!— entonces llama mi atención.

Algo así pensaron tres chicos ingleses en 2015 cuando idearon unos condones que cambiarían de color si entran en contacto con enfermedades de transmisión sexual (ETS). Su idea los llevó a ganar los TeenTech Awards y los catapultó a la fama mundial.

Sus condones serían relativamente simples y estarían basados en el test “ELISA” para detectar VIH: el latex tendría ciertos anticuerpos que se “activarían” si detectan la presencia de una enfermedad de trasmisión sexual. Su código propuesto indica que amarillo significa herpes, verde significa clamidia, rosado verrugas genitales y azul sífilis.

No se trata exactamente de un falo alegre como el que brilla en la oscuridad, pero haría que protegerse sexualmente fuera algo más sencillo. La reacción tardaría entre treinta segundos y un minuto en activarse.

Los latinoamericanos todavía no podemos contar con esto en nuestras farmacias. De hecho, nadie puede. El condón multicolor es apenas una idea de los estudiantes, quienes al ganar el premio tenían entre 13 y 14 años, y estaban trabajando en desarrollar prototipos con compañías que comercializan estos productos y algunos investigadores profesionales.

¡Un aplauso a quien sea que introdujo a estos muchachos en la sexualidad humana!

Que sean adolescentes tan jóvenes quienes tengan ideas tan buenas para resolver problemas cruciales como las ETS también conocidas como infecciones de transmisión sexual (ITS), refuerza mi convicción de que la educación sexual es la llave para el futuro.

Me quedan algunas preguntas: ¿Sirve tanto para ver si hay infecciones de transmisión sexual fuera del condón o también adentro? ¿Qué pasa si hay más de una? ¿Condones arcoiris? Y si es tan sencillo como unas moléculas, ¿podemos hacer un spray que agilice algo las cosas y reduzcan riesgos?

Finalmente, ¿qué hacer si, en algún momento del futuro, tengo un condón y mi pareja da “positivo”? Primero, no entrar en pánico. Las infecciones de transmisión sexual son súper comunes —por eso usamos condón, ¿recuerdan? Bien por ser prevenidos— y nadie es mejor o peor persona por tener sífilis. En general, la mayoría de las ITS puede tratarse y el sexo puede continuar, siendo cuidadoso de cómo se hace.

Lo importante es visitar al médico y atender a sus consejos. Probablemente recomiende más protección y será mejor hacerle caso. A diferencia de los condones que brillan en la oscuridad, aquí entre menos colores, estaremos más felices.

Ten la confianza de preguntar en nuestro foro todas tus curiosidades sobre condones, más tipos de preservativos que existen, usos recomendados o cualquier otra duda que tengas.

Comments
Agrega un nuevo comentario

Comment

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang>