Hepatitis B
Hablemos de Sexo y Amor

Hepatitis B

La hepatitis B es una enfermedad hepática contagiosa causada por un virus. La mayoría de la gente necesita tratamiento para curársela. Quienes no pueden eliminar el virus desarrollan la hepatitis B crónica, que puede dañar irreversiblemente el hígado, o causar incluso la muerte.

La mayoría de la gente necesita tratamiento para curar la hepatitis B. Los que no pueden deshacerse totalmente del virus, desarrollan una infección vitalicia (hepatitis B crónica). En estos casos, el virus puede causar daños irreversibles en el hígado e incluso la muerte. No hay cura para la hepatitis B crónica. Se estima que unos 350 millones de personas en todo el mundo la padecen.

¿Cómo se contagia la hepatitis B?

Puedes coger hepatitis B si tienes relaciones sexuales vaginales, anales u orales sin protección con una persona que la tenga.

Otras formas de contagio son:

  • Compartir jeringuillas hipodérmicas.
  • Compartir la cuchilla de afeitar o el cepillo de dientes con una persona infectada.
  • Utilizar material no esterilizado para ponerse un piercing, para tatuarse o en una sesión de acupuntura.
  • Recibir una transfusión de sangre contaminada.
  • Una madre contagiada puede pasarle la infección al bebé durante el parto.

No se produce el contagio por compartir agua o toallas, por abrazar o besar a alguien,  mediante la tos o un estornudo o dando el pecho.

No se produce el contagio por compartir agua o toallas, por abrazar o besar a alguien,  mediante la tos o un estornudo o dando el pecho.

Factores que pueden incrementar el riesgo de infección de hepatitis B

  • Inyectarse drogas.
  • Ser un paciente de diálisis.
  • Vivir con alguien que tenga hepatitis B crónica.
  • Tener un trabajo en el que estés expuesto al contacto con la sangre de otros.

¿Cómo puedes prevenir el contagio de la hepatitis B?

1.  Vacúnate.

La vacuna es el mejor medio para evitar una infección de hepatitis B. Para que sea lo más efectiva posible, necesitas ponerte tres dosis en un periodo de tres a seis meses.

2.  Utiliza agujas esterilizadas.

Cada vez que recibas una transfusión, asegúrate de que se utilizan agujas esterilizadas. Esto es aplicable también a las jeringuillas que se usan para drogas o medicamentos: asegúrate de que utilizas una aguja nueva esterilizada cada vez y no la compartas.

3.  Utiliza siempre condones.

¿Cuáles son los síntomas de que tienes hepatitis B?

La mayoría de la gente que la padece, presenta síntomas. Una minoría (30%) de los adultos que la padecen no presenta ningún síntoma a pesar de tener el virus. Los síntomas de la hepatitis B se aparecen normalmente entre seis semanas y ocho meses después de haber sido infectado. Los síntomas son los mismos en hombres y mujeres. Suele comenzar con dolencias similares a las de la gripe,  como la fiebre o el cansancio. A veces se producen náuseas, vómitos, diarrea, pérdida de apetito y adelgazamiento.

Otros síntomas de la hepatitis B:

  • Dolor abdominal.
  • Orina oscura.
  • Dolor en las articulaciones.
  • Ictericia (tener la piel y los ojos amarillos).
  • Picor de la piel.

¿En qué consiste la prueba para detectar si tengo hepatitis?

Un simple análisis de sangre es suficiente para diagnosticar la hepatitis B.

Si crees que te has contagiado recientemente, se te aconsejará que esperes unos dos meses antes de hacerte los análisis. El motivo es que el virus puede tardar ese tiempo en desarrollarse en el organismo y aparecer en los análisis de sangre.

Si tu médico cree que puedes tener una hepatitis B crónica, te hará más pruebas.  Te hará un escáner de ultrasonidos para ver si tienes daños en el hígado o cáncer. Dependiendo de la gravedad de la infección, el médico tomará también muestras de tejido (biopsia) para saber si tienes cáncer o la magnitud de los daños en el hígado.

¿Cómo se cura la hepatitis B?

En el 95% de los adultos, el cuerpo es capaz de librase de la infección en un periodo de entre cuatro y ocho semanas sin necesidad de vacuna. En esos dos meses es posible contagiar a otra persona. Si tu organismo es capaz de librarse del virus de la hepatitis B, serás inmune durante el resto de tu vida.

El cuerpo del 5% restante no tiene la capacidad de destruir el virus de la hepatitis B. Algunas de estas personas desarrollarán un cáncer y pueden morir por fallo hepático.

Si te encuentras entre este 5%, no hay cura. Sin embargo es posible que no tengas síntomas en los 20 años siguientes a contraer la infección. Tu médico te asesorará  sobre el estilo de vida que debes llevar para evitar que aparezcan los síntomas.

Tratamiento para la hepatitis B crónica
El médico te recomendará  que tengas una alimentación saludable, que bebas muchos líquidos y que evites el alcohol tanto si tienes síntomas como si no.

Para combatir el daño hepático, ya sea cirrosis o cáncer, se receta Interferon Alfa, Lamivudine o Baraclude. Todos ellos tienen la función de ralentizar la proliferación del virus en el cuerpo.

Comments
Agrega un nuevo comentario

Comment

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang>