apto para 18+

Rompiendo mitos: sexo anal

rompiendo mitos
Los mitos sexuales son una gran amenaza. Una infección contagiosa que se propaga de una persona ignorante a otra. Es fundamental detener el contagio antes de que se transforme en una epidemia. Por eso os presento mi nueva serie:   ¡Rompiendo los mitos sexuales!

Esta semana romperemos algunos mitos sobre el sexo anal. ¿Lo practican solamente los homosexuales? ¿Garantiza el contagio del SIDA? ¿Es siempre doloroso? Todo esto y mucho más…

Mito 1: es de maricas
Si piensas que el sexo anal es solo para hombres homosexuales, estás equivocado. Hay muchos hombres heterosexuales en el mundo a los que les gusta el sexo anal. Y eso no les convierte en gays. De hecho, un reciente estudio norteamericano encontró que un 44% de los hombres heterosexuales menores de 50 años había practicado el sexo anal al menos una vez. Así que no importa si eres homo o heterosexual para que disfrutes del sexo anal.

[ Además, el sexo homosexual no se limita solamente al sexo anal. Un informe de Hablemos de Amor de 2011 así lo confirma. Según un estudio norteamericano tan solo algo más de un tercio de los hombres homosexuales de la muestra afirmaron haber practicado sexo anal la última vez que tuvieron relaciones sexuales.]

Mito 2: no es natural
El sexo anal no es ni antinatural ni pervertido. Existe desde hace cientos de años y ha sido considerado como una manera más de practicar las relaciones sexuales. ¿No te lo crees? Viaja a los templos de Khajurao y lo podrás ver con tus propios ojos: ¡un montón de esculturas preciosas haciéndolo!

Mito 3: es algo sucio
Muchos de nosotros pensamos que el ano es algo sucio y desagradable. No es culpa nuestra. Nos han educado así. Desde que éramos niños nos han explicado cómo librarnos de todos los gérmenes de las zonas alrededor del ano, ¿no? Pero si tienes unos hábitos normales de higiene y te mantienes limpio, no tienes de qué preocuparte.

Mito 4: es doloroso
Si estás relajado y usas condón y lubricante, el sexo anal no será doloroso. De hecho, si te duele es porque estás tenso. Así que la clave está en relajar los músculos  alrededor del recto para recibir al pene.

Mito 5: a las mujeres no les gusta
Si te preocupa que a tu mujer o a tu novia no les guste la idea del sexo anal, ¡deja de asumir que será así! Simplemente propónselo y espera a ver qué dice. Volviendo al estudio norteamericano ya mencionado, el 36% de las mujeres heterosexuales americanas han disfrutado del sexo anal al menos una vez. (Pese a  que algunas películas porno pueden darte la impresión de que todas las mujeres están deseando tener una sesión de sexo anal salvaje: esto es igualmente un mito).

Mito 6: es perjudicial
He escuchado cosas muy raras sobre el sexo anal y la anatomía. Por ejemplo, que hace que te crezca el culo. Obviamente no son más que tonterías.

Pero lo que sí es cierto, es que necesitas tomar suficientes precauciones cuando practiques el sexo anal. Asegúrate de usar condones y lubricantes. Demasiada fricción  de piel contra piel puede producirte fisuras. Y al igual que el sexo oral y con el vaginal, el sexo anal te expone al riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual, por lo que debes ser cuidadoso.

Bueno, eso ha sido todo por ahora. Espero haber roto algunos mitos entorno al sexo anal. Volveré la semana que viene con una nueva edición de Rompiendo Mitos Sexuales.

¿Has escuchado algún rumor sobre sexo y quieres  saber si es cierto? Cuéntanoslo y si es cierto te daremos pruebas y sino romperemos el mito. Déjanos un comentario más abajo o únete a la discusión en Facebook.

Gayatri Parameswaran