datos sobre la violación
www.shutterstock.com

¿Has sido víctima de una violación?

Aunque estos ataques son más frecuentes hacia las mujeres, los hombres también pueden ser afectados.

En la mayoría de países se tiene una idea de la cantidad, pero las cifras reales pueden ser mucho mayores, ya que hay mujeres y hombres que no se atreven a denunciar por temor o por vergüenza.

Para que tengas una idea, en España ocurre un delito sexual cada cinco horas; en México, hay un caso cada 16 minutos en promedio.

¿Qué es la violación?

Significa que te han penetrado vaginal, anal u oralmente sin tu consentimiento, ya sea con un pene o con cualquier otra cosa.

Dar tu consentimiento significa que apruebas y estás de acuerdo con lo que va a ocurrir. Tienes que tomar esta decisión sin temor y sin sentirte amenazada: si alguien te amenaza o te hace daño para obligarte a decir que sí, no estás dando tu consentimiento.

Tampoco el silencio es consentimiento. La violación puede ocurrir cuando alguien te fuerza físicamente a tener relaciones sexuales, pero también pueden chantajearte o amenazarte de otras maneras. También se considera violación el que alguien se aproveche de ti cuando estás durmiendo, inconsciente o bajo los efectos de las drogas o el alcohol.

¿Qué pasa después?

Después de haber sido violada/o, lo mejor es que acudas a un hospital tan rápido como puedas. Querrás ducharte y deshacerte de tus ropas: ¡no lo hagas! Las huellas del violador y otras cosas son pruebas importantes de lo que te ha ocurrido.

El envolver tus ropa en periódicos o plástico puede destruir la evidencia. En el hospital te harán análisis para detectar ETS, te darán la píldora del día después y seguramente profilaxis posterior a la exposición para evitar que te contagies del VIH.

Aunque sea muy duro, la segunda parada debe ser la comisaría de policía. La violación es un acto ilegal. Puede parecerte que el denunciar al violador no te sirve de nada, pero te sentirás mejor después. Probablemente querrás asesoramiento psicológico para superar esta experiencia tan traumática. Busca centros de ayuda.

Violación en el matrimonio

La violación dentro del matrimonio es uno de los delitos sexuales más frecuentes y en gran medida sin denuncia.

Algunos hombres creen que tienen derecho a tener sexo con su mujer, independientemente de que ella quiera o no. ¡Esto no es así! Ni el marido ni la mujer tienen derecho a exigir sexo del otro ni a ignorar un ¡no!

De alguna manera, la violación dentro del matrimonio puede ser más dolorosa que la realizada por un extraño. Primero porque ocurre con frecuencia o de manera continuada. Segundo porque destruye la confianza depositada en la pareja.

En algunos países como la India, la violación matrimonial no es un delito a no ser que la pareja esté separándose. Resulta aún más asombroso que en muchos países todavía sea aceptada por la sociedad como algo normal.

No debe mirarse a las mujeres como una propiedad del marido, sino como personas capaces de tomar sus propias decisiones, incluidas las relativas a su vida sexual.

Estadísticas de la violación

La violación es el crimen que menos se denuncia, según la Asociación Americana de Medicina. Ello se debe a que muchas de las víctimas creen que es un problema personal y privado.

Además en el 95% de los delitos sexuales el agresor es una persona conocida por la víctima, por lo que no es de extrañar que las víctimas teman las consecuencias de denunciar el abuso.

Casi todos los estudios sobre violación se han hecho sobre el supuesto de hombre a mujer. Pero se están haciendo investigaciones sobre los supuestos de hombre a hombre y mujer a hombre, y respecto a los de mujer a mujer apenas hay información.

¿Cómo evitar una violación?

¿Se trata de impedir que las mujeres lleven minifaldas, beban alcohol o salgan solas? O ¿es el porno una forma de violencia contra las mujeres?.

La ley no te permite matar a nadie porque estés enfadado, ni tampoco violar a alguien porque estés muy excitado, o cualquier otro motivo. Ninguna persona tiene derecho a decidir sobre la vida de otra.

Por desgracia, a menudo se acusa a las propias víctimas de “haber provocado su violación”, cuando éstas no tienen la culpa. Aún existen fallas por partes de los agentes de justicia, y hasta por las propias familias de la víctima.

Para disminuir las cifras sobre violaciones se requiere del apoyo de diversos sectores sociales. Por parte de las autoridades, tratar los casos de esta índole con mayor empatía y apoyo para las víctimas. Así como implementar la seguridad en zonas u horarios de riesgo.

Que sea una constante el difundir información, crear redes, abrir espacios para exponer problemáticas, y estar dispuestos a ayudarnos unos a otros sin importar en qué situación nos encontremos.

Todo el mundo tiene derecho a decidir cuándo y con quién quiere tener relaciones sexuales. ¡No! significa ¡no! y no debe haber ninguna excepción a esta regla.

¿Cuál es tu opinión? Déjanos tu comentario aquí o en Facebook.

Comments
Agrega un nuevo comentario

Comment

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang>