Sexo con ex
https://www.pexels.com

Se nos acabó el amor. ¿La última, y nos vamos?

By Abril 20, 12:26 pm
¿Tener sexo con un/a ex? ¿Lo has pensado alguna vez? Pues antes de hacerlo conoce las situaciones en la que sería una opción genial y en las que deberías repensártelo... ¿Estas listo/a para conocerlas?

Mucho se dice que “donde hubo fuego, cenizas quedan”, y aunque generalmente creemos que este dicho se refiere al amor que “seguramente queda aún vivo” y que en cualquier momento podrá revivir (qué miedo, un poco como los zombis, ¿no?), sucede que, muchas veces, por “cenizas” realmente estamos refiriéndonos a las (pocas o muchas) ganas que quedan de echarse un último round en la cama (o en donde quieran, realmente)

Cuando esto sucede, dependiendo de en qué situación nos encontremos (ya sea que seas tú quien esté interesándose en un encuentro sexual con tu ex pareja, o que sea tu ex quien te lo esté proponiendo), es súper importante tener en cuenta una serie de aspectos, para que cuidemos y respetemos, tanto de nuestro bienestar, como del de la otra persona.

¿Cuándo NO es muy buena idea?

  • Cuando no tenemos claros los “términos y condiciones”: Es decir, no se están dejando claros los acuerdos, las intenciones y las expectativas de cada quién.
     
  • Cuando la relación fue tóxica, destructiva y/o violenta.
     
  • Cuando alguna de las partes se encuentra aún “enganchada” con la persona y relación, y puede verse emocionalmente más vulnerable.
     
  • Cuando la intención o motivación es poco clara, o peor aún, poco saludable: Como, por ejemplo, hacerlo por “venganza”, por “llenar vacíos”, codependencia, dificultad para poner límites (decir que NO), en fin, cualquier situación que, en lugar de traerme bienestar, pueda traerme consecuencias no tan agradables de experimentar.

¿Cuándo SÍ podría funcionar?

  • Cuando lo hemos hablado con honestidad, respeto, claridad y asertividad, y ambas partes están de acuerdo en que suceda dicho encuentro. Recuerda, el consenso es clave cuando de “echar pasión” se trata.
     
  • Cuando la relación terminó de manera sana, cordial y amistosa, y de alguna manera existe la posibilidad de que la experiencia sexual sea disfrutable, sin que necesariamente se generen expectativas o “recaídas” emocionales que puedan resultar dolorosas para alguien.
     
  • Cuando ambas partes están listas, se sienten preparadas para vivir la experiencia, y están de acuerdo en vivirla, asumiendo las consecuencias emocionales (o de cualquier tipo) que se puedan dar.
     
  • Cuando la intención o motivación es clara y saludable: Si hacemos un ejercicio de conciencia y honestidad, y podemos reconocer qué es lo que nos está “informando” para tomar la decisión de tener un encuentro sexual con una expareja, es más sencillo reconocer si dicha intención es (o no) sana para mí o para la otra persona.

En conclusión, el poder de decisión es completamente tuyo, y tienes el derecho tanto de decir que SÍ, como de decir que NO a una experiencia sexual con alguna ex pareja. Sin embargo, nunca está de más que te tomes un par de minutos para reflexionar sobre las ideas que te platico, para que así, hagas lo que hagas, decidas lo que decidas, sea completamente una decisión pensada y tomada con conciencia, y encaminada hacia el bienestar.

¿Alguna vez tú has tenido un encuentro sexual con algún(a) ex? ¿Qué le recomendarías tomar en cuenta a alguien que esté considerándolo? ¿Piensas que es posible tener relaciones sexuales con una ex pareja, sin involucrar sentimientos y expectativas? Cuéntanos aquí o si prefieres te esperamos en el Foro de Hablemos

Comments
Agrega un nuevo comentario

Comment

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang>