ginecólogo
Hablemos de Sexo y Amor

Sugerencias para la salud de la mamá y el bebé

¿Cómo se puede asegurar al máximo un saludable nacimiento y desarrollo del bebé? ¿Y a la vez el cuidado de la madre? Estas son algunas de las sugerencias más importantes (y más adelante, algunas recetas para arrepentimientos).

Ingerir tabletas de ácido fólico

También conocidas como vitamina B9 – durante los dos primeros meses del embarazo. Antes de quedar embarazada es recomendable comenzar tomando una tableta de 0,4 o 0,5 miligramos al día. Si descubres que estás embarazada conviene comenzar a tomarlas cuanto antes.

El ácido fólico es importante para el crecimiento de las células. Los científicos han demostrado que la ingestión de ácido fólico puede prevenir graves defectos de nacimiento como espina bífida. Las tabletas se pueden adquirir en la farmacia.

Naturalmente, también puedes consumir alimentos que contienen ácido fólico. Si no encuentras las tabletas, asegúrate de comer muchos vegetales de hoja verde (sin cocinarlos demasiado para no eliminar el ácido fólico), judías, lentejas y cereales. Las tabletas, sin embargo, son la mejor opción porque contienen una gran cantidad de la vitamina concentrada, algo difícil de obtener con el simple consumo de alimentos.

Dejar de fumar

Bueno, ¡seguramente no es la primera vez que escuchas este consejo! El humo del cigarrillo contiene químicos tóxicos que llegan fácilmente al bebé de modo que, si tú fumas también lo hace el bebé. Y esto impide un desarrollo normal. Los bebés de madres fumadoras nacen más pequeños. Además, los estudios demuestran que tienen más probabilidad de nacer con pie deforme, contraer afecciones pulmonares en la infancia y mayor riesgo de muerte durante el parto.

Fumadores pasivos
Esta sugerencia se aplica igualmente a tu pareja o las personas de tu entorno durante tu embarazo. Cuando ellos fuman, tú y tu bebé aspiran también el humo.

Los bebés que crecen en un ambiente con humo son más proclives a sufrir el síndrome de muerte súbita infantil durante el sueño, – o ‘muerte de cuna’. Por eso, también es importante no fumar después del parto, al menos no hacerlo en la misma habitación donde se encuentre el bebé.

Y naturalmente, ¡si dejas de fumar también estás cuidando tu propia salud! Sabes que fumar es pernicioso y ahora que estás embarazada tienes una razón adicional y muy importante para abandonar el hábito.

Ayuda para dejar el cigarrillo
Los primeros meses del embarazo pueden ser estresantes, según las condiciones de cada persona. Esto puede hacer más difícil dejar el cigarrillo. Pero hay muchos sitios donde encontrar sugerencias y ayuda.

Puedes ver en la web páginas que te aoconsejan cómo dejar de fumar. Naturalmente existen numerosos sitios en la web con sugerencias para dejar el cigarrillo.

No beber alcohol

Al igual que los químicos tóxicos del humo de cigarrillo, el alcohol fácilmente llega al bebé. Cuando tú ingieres alcohol, también lo hace tu bebé. El alcohol frena el desarrollo normal del cerebro y realmente puede causar defectos de nacimiento en casos de alcoholismo.

¿Una sola copa puede ser nociva? Bueno, los investigadores no lo pueden afirmar con certeza. No es fácil comprobar si pequeñas cantidades de alcohol tienen efecto en el bebé. Pero cuando la mujer bebe un poco más – dos copas de alcohol al día – sus bebés nacen con un tamaño menor al normal. De modo que un trago no le hará ningún bien al bebé. El único consejo seguro es abstenerse completamente durante el embarazo.

No consumir drogas

La cocaína tiene un efecto particularmente nocivo – corta el suministro de sangre al bebé y puede causar un grave daño. La marihuana tiene un efecto menos drástico pero, al igual que en el caso del tabaco, los bebés de personas que fuman marihuana durante el embarazo nacen con menor tamaño.

Lo mismo es válido al hablar de las anfetaminas, speed o metanfetaminas. Y las mujeres adictas a la heroína dan a luz a bebés adictos. Son más pequeños, lloran mucho y tiemblan en la cuna. En síntesis, es lo mismo que ocurre con el tabaco y el alcohol. Cuando ingieres drogas tu bebé también lo hace, siempre con efecto negativo.

Tener cuidado al ingerir medicamentos

Especialmente durante los tres primeros meses. Algunos fármacos pueden causar graves daños al bebé. El hecho de que un medicamento sea de venta libre no significa que sea seguro durante el embarazo.

Lee cuidadosamente el folleto de los medicamentos para estar segura de que no representan ningún riesgo. También puedes consultar a tu farmacéutico.

Si consumes medicamentos regularmente por alguna enfermedad, es aconsejable consultar a tu médico antes de quedar embarazada, o consultarlo apenas sepas que estás embarazada.

El paracetamol se puede ingerir sin problemas, aunque lo mejor es hacerlo solo con recomendación médica, por ejemplo, para reducir la fiebre. Aspirina o Ibuprofeno en dosis normales puede aumentar el riesgo de aborto espontáneo en los tres primeros meses del embarazo.

Lo ideal es evitar la ingestión de cualquier medicamento durante el embarazo – sólo hacerlo cuando el médico lo considera realmente necesario.

Lavar bien las verduras y cocinar bien la carne

La toxoplasmosis es causada por un parásito que se contrae al consumir carne cruda o verduras sin lavar – y puede encontrarse también el el excremento de mascotas como los gatos- Aunque no provoca enfermedades graves, puede afectar el cerebro o los ojos del feto.

También se debe evitar la leche no pasteurizada o el queso fabricado con leche no pasteurizada. Se puede contraer una infección de Listeria lo que puede causar aborto espontáneo o nacimiento prematuro. Al hervir o pasteurizar la leche se elimina la bacteria Listeria.

Malas razones para no cuidarse

  • “No deseaba tener hijos así que no me importa si tengo un aborto espontáneo.”
  • “No me importa que el bebé sea más pequeño – al menos hará más fácil el parto.”
  • “No quiero engordar – si dejo de fumar aumentaré de peso.”

Éstas son realmente malas razones para no cuidar de tu cuerpo y el bebé y para no dejar de fumar, beber o tomar drogas. Si no deseabas el embarazo, arriesgar tu salud y la del bebé no resolverá el problema. Consulta la sección “Embarazo ¿Y Ahora Que?” para leer algunos consejos.

A medida que avanza el embarazo se hará cada vez más real el hecho de que tendrás un bebé. Y después del nacimiento ¡será completamente real!

Tener un hijo puede hacerte ver las cosas de otra manera. Si te has convencido de que puedes continuar con hábitos que afectan la salud de tu bebé, corres el riesgo de arrepentirte en el futuro.

Comments
Agrega un nuevo comentario

Comment

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang>