Adicto al porno
Hablemos de Sexo y Amor

¿Eres adicto al porno?

Una adicción compulsiva al porno puede significar serios problemas para el bienestar mental, sexual y social de una persona. ¡Lea nuestros cinco principales hechos para saber qué tan dañino es!
  1. La adicción a la pornografía es similar a la adicción a las drogas o al alcohol

    Según una investigación de la Universidad de Cambridge, se descubrió que la actividad cerebral de los consumidores compulsivos de pornografía era muy similar en sus patrones a los adictos a las drogas y las bebidas alcohólicas. Esto subraya el hecho de que la adicción a la pornografía es un verdadero tipo de adicción y no un término elegante que circula en los medios.

    Al igual que cualquier adicción, la adicción a la pornografía puede venir con su conjunto de amenazas para el propio autocontrol y la salud mental.
  2. ¡La adicción a la pornografía puede afectar tu vida sexual!

    Suena sorprendente, ¿no?, pero la investigación sugiere que demasiado porno está relacionado con la pérdida crónica del neurotransmisor dopamina. La dopamina, producida en nuestro cerebro, es responsable de la respuesta del cuerpo al placer sexual.

    Esto obviamente significa que a medida que pasa el tiempo, las experiencias y actos sexuales ordinarios no satisfacen los deseos de uno. Esto se debe a que el umbral para la excitación sexual es demasiado alto por el porno. Tomará algo salvajemente fuera de lo común para hacer que uno alcance ese nivel sexual nuevamente. Esto puede hacer que uno pierda el interés en el sexo regular.
  3. ¡Tus habilidades en la cama podrían verse afectada!

    ¡Sí, has leído bien! Una adicción compulsiva a la pornografía no solo puede hacer que uno pierda interés en el sexo cotidiano sino que también haga que uno pierda sus habilidades en el juego. Debido a la sobreexposición a la pornografía, uno pierde la capacidad de una conexión o intimidad orgánica y emocional que juegan un papel tan importante en la vida sexual.

    La mayoría de las veces, la pornografía se consume aisladamente. Por lo tanto, el porno excesivo hace que uno esté obsesionado con satisfacer sus necesidades de forma aislada y se vuelva indiferente a las necesidades de nuestra pareja.
  4. El exceso de porno puede desencadenar la infidelidad

    Varios estudios han demostrado que la adicción a la pornografía en uno o en ambos puede traer malas noticias para la salud general de la relación. La exposición excesiva a la pornografía puede aumentar la cantidad de comunicación negativa en una relación.

    La adicción a la pornografía a veces se ha declarado como el culpable del deseo excesivo de reproducir los actos sexuales que se observan. También puede ser la causal de tener múltiples parejas sexuales al mismo tiempo. Es por eso que se ha vinculado directamente, en varios niveles, a niveles de compromiso más bajos y mayores tasas de infidelidad en las parejas.
  5. Demasiado porno no es tan bueno para la salud mental

    El consumo excesivo de pornografía puede, en última instancia, hacer mella en su salud mental, lo que puede llevar a una baja productividad en el trabajo o la escuela, entre otros problemas. Los estudios han llegado a la conclusión de que el consumo diario de pornografía pone a uno en mayor riesgo de depresión y ansiedad.

    En los adictos a la pornografía compulsiva se ha evidenciado una mayor tendencia a la mentira, menor intimidad y mayores sentimientos de culpa y depresión.

El aumento de la claridad sobre los efectos negativos de la adicción a la pornografía solo subraya la importancia de tener más conciencia y una discusión abierta y saludable sobre el porno mediante la educación.

¿Eres adicto a la pornografía y quieres deshacerte de ella? Escríbanos a nuestro foro de discusión o únete a nosotros en Facebook.

Comments
Agrega un nuevo comentario

Comment

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang>