apto para 18+

Dilemas sobre la píldora del día siguiente

Anticonceptivo de Emergencia
¿Es abortiva? ¿No lo es? Mientras el mundo médico y la política lo deciden, ¿qué pueden hacer los jóvenes frente a un embarazo no deseado o una violación? La píldora del día siguiente es una de las soluciones, pero no la más aceptada.

En la mayoría de países latinoamericanos no hay información clara sobre la píldora del día siguiente. Si bien son más de 80 los países en el mundo que han legalizado su uso en casos específicos, en Latinoamérica muy pocos permiten su utilización, ni siquiera en casos de violación.

El caso de Honduras es el más extremo. El Parlamento hondureño está por decidir si se castiga con penas de cárcel tanto a quienes la comercialicen como a las mujeres que la ingieran, ya que muchos la consideran abortiva.

Según los médicos, no es abortiva

Se trata de una medida muy extrema, si se tiene en cuenta que la discusión sobre el eventual carácter abortivo de dicha píldora ya se ha aclarado en el mundo médico, sostiene el  doctor Kristian Navarro, presidente de la Asociación Hondureña de Ginecología y Obstetricia.

“No existe evidencia que lo pueda contradecir,” sostiene el experto, “pues, desde el punto de vista científico, el mecanismo de acción conocido y probado de la píldora del día siguiente es básicamente impedir el embarazo, ya sea mediante la alteración de la motilidad, o por el mecanismo de acción de todos los anticonceptivos, que es alterar la ovulación. Cualquiera de estos dos métodos impide el embarazo, por lo que es incorrecto que se piense que este tipo de píldora va a producir una pérdida estacional o un aborto.”

Colegio Médico prefiere evitar su uso

“El debate es más de tipo moral,” asegura, por su parte Elmer Mayez, presidente del Colegio de Médicos de Honduras. “Ciertas personas se inclinan a pensar que la píldora produce un aborto, lo que en nuestro país no está legalizado, por lo tanto se dictaminó que lo mejor es evitar utilizarla.”

El doctor Mayez explica que, en Honduras, hasta el momento la píldora se utiliza con ciertas limitanciones por personas que constatan un embarazo no deseado, y no siempre por casos de violación. “Suspender su uso no va a cambiar el problema base por el que se utilizaba, que es el embarazo no deseado, por irresponsabilidad y por falta de educación”.

El galeno hondureño teme que, con la penalización de su uso, no cambiarán mucho las cosas. “Quienes la necesitan deberán conseguirla de forma clandestina, lo que resulta aún más preocupante”.

Falta de información

Gabriela Díaz, del Programa de derechos sexuales y reproductivos, del centro de derechos de las mujeres de Honduras, lamenta que el colegio de Médicos no haya reaccionado de forma más contundente frente al tema.

Díaz no está de acuerdo en que se penalice a las personas por el uso de la píldora del día siguiente. Más allá de la discusión sobre su efecto abortivo o no, está el derecho que tienen las mujeres a estar informadas sobre el tema y a tomar ellas mismas la decisión, opina.

“Las chicas usan la píldora, primero porque la mayoría tiene relaciones sexuales sin protección, ya que no utilizan un método anticonceptivo de rutina, y eso está vinculado a la construcción social y cultural que hay en el país alrededor del tema de la sexualidad.”

Díaz se refiere a las presiones existentes, sobre todo de parte de grupos conservadores y de las distintas confesiones religiosas, donde la mayoría no permite el uso de anticonceptivos. Como resultado, las mujeres se ven forzadas a recurrir a métodos ‘rápidos’, que no siempre son los más indicados para su situación.

Solo para casos de violación

En Honduras, la píldora de emergencia fue introducida para evitar el embarazo no deseado en casos específicos de abusos sexuales y violaciones. Sin embargo, la falta de educación sexual de las jóvenes ha ocasionado que se amplíe su uso.

“En los casos de violencia sexual que nosotras hemos atendido, algunas mujeres no han podido acceder ni a la píldora de emergencia, y eso es terrible”. En otros casos, como descuido o falta de planificación, Díaz es partidaria de que las jóvenes tengan más acceso a éste y otros métodos.

“El porcentaje de mujeres adolescentes embarazadas en mi país es muy alto: el 21,4 por ciento, según la última encuesta nacional de salud”. Para Díaz la situación no va a cambiar si se acepta la penalización del uso de la píldora de emergencia.

Educación sexual

Nuestros tres entrevistados coinciden en que lo que debe cambiar es el modo de ver el tema de la sexualidad y la libertad que uno tiene sobre su propio cuerpo. La generalización del uso de la píldora del día siguiente tiene que ver con el empleo inadecuado de otros métodos más aceptados.

“A veces, a nuestros hombres no les gusta tener relaciones sexuales con preservativo. A veces nuestras mujeres se sienten utilizadas cuando ellos usan preservativo; por tanto, es cuestión de educar a la población”, enfatiza el doctor Elmer Mayez.

Y tú, ¿qué método anticonceptivo piensas que debería permitirse a los jóvenes en tu país? Deja tu comentario aquí o en nuestro Facebook