mutilación femenina
(C) Love Matters | Rita Lino

Ablación de clítoris

El origen de la ablación de clítoris / mutilación genital femenina se remonta al antiguo Egipto. Se cree que se extendió a través de las rutas comerciales desde Egipto hacia el oeste de África y hacía Indonesia a través del Islam. Su práctica es anterior al islamismo, al cristianismo y al judaísmo.

¿Dónde se practica actualmente?

Se produce principalmente en 28 países africanos y también en Omán, los Emiratos Árabes y Yemen.  En menor medida, se puede encontrar además en algunas comunidades de la India, Indonesia, Malasia, Pakistán e Iraq. Debido a la migración en estos países, los inmigrantes han continuado con esta costumbre en sus países de destino: Canadá, EEUU, Holanda, Italia, Suecia, Reino Unido y Australia.

Ya que sólo un 20% de los musulmanes realiza la ablación femenina, no puede considerarse una práctica religiosa musulmana.  Hay que destacar que algunos cristianos y unos pocos judíos la practican también.

De hecho, en Colombia, a pesar de considerarse erradicada, la ablación femenina se seguiría ejerciendo en la comunidad indígena Embera Chami, según cita un estudio,

Ablación femenina en cifras

La Organización Mundial de la Salud calcula que entre 100 y 140 millones de niñas y mujeres han sufrido alguna forma de ablación femenina. Y se cree que entre dos y tres millones más se llevan a cabo cada año.

Nuestro razonamiento

Las chicas y las mujeres que han sido sometidas a una ablación o amputación genital no son, a menudo, conscientes de todos los riesgos para la salud que estos procedimientos conllevan

Incluso aunque lo fueran, se enfrentarían a circunstancias insuperables. En alguna culturas, a las niñas se las corta poco después de nacer. En otras culturas, las mujeres y las niñas nunca conocen a alguien que no haya sido ¨cortada¨, con lo que para ellas estar circuncidada es lo normal y no al revés.

Triple trauma
Llamar a alguien mutilada o anormal puede acentuar el trauma. En primer lugar, puede ser que la niña o la mujer no supieran que habían sido  ¨mutiladas¨, pero cuando se las hace conscientes de ello es posible que se avergüencen de sus genitales.

En segundo lugar, y lo más probable, la operación se hizo sin su consentimiento, por lo que se sentirá traicionada por su familia, su comunidad o su religión. Y por último, el hecho de descubrir que se han tenido que someter a ella sin ninguna necesidad, y que las consecuencias de ello pueden durar toda su vida, no hace más que incrementar su sufrimiento.

Comments
Hola, Renato. Qué gusto que te agraden nuestros contenidos, muchas gracias. ¿Has visto también esto nuevo que tenemos para ti: https://hablemosdesexo.com/nuestros-cuerpos/marzo ? También recuerda que si tienes dudas o más comentarios que nos quieras compartir, puedes escribirnos al foro de discusión: https://hablemosdesexo.com/forum Saludos.
Hola, linda. Gracias por tu comentario. Qué bueno que te gustó, nos alegra mucho. ¡Qué importa que las demás personas no hagan mucho caso! También puedes recomendarnos temas que te gustaría que compartiéramos con ustedes, o puedes hacernos preguntas y compartir tus inquietudes en nuestro foro: https://hablemosdesexo.com/forum Saludos.
Agrega un nuevo comentario

Comment

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang>