Hablemos de Sexo y Amor

Compresas y tampones

Los dos instrumentos más utilizados para absorber la sangre durante tus periodos son las compresas (también llamadas toallas femenina, toallas higiénicas, compresas sanitarias, paños higiénicos o pantis protectores) y los tampones.

Ambos, compresas y tampones, absorben la sangre durante tu periodo.

Las compresas se colocan en tu ropa interior para cuando la sangre cuando salga de tu vagina.

Los tampones se insertan dentro de tu vagina para absorber la sangre antes de que salga de tu vagina.

Los dos son muy prácticos, así que, depende de ti elegir el que te sea más cómodo.

Tampones

Tampon

Los tampones se insertan dentro de la vagina, por lo que no estorban. 

Son particularmente útiles para nadar o hacer deporte. Para ayudarte a ponértelos, algunos tampones vienen con un aplicador.

Esto es un tubo de plástico o cartón alrededor del tampón con un tubo más delgado por dentro para empujar el tampón y colocarlo en su sitio. Otros tampones vienen sin aplicador y te los tienes que colocar tu con un dedo.

Los hay de diferentes tamaños (mini, normal, súper o súper plus) que puedes utilizar en función de la cantidad de flujo menstrual que tengas.

Ejemplos de tampones:

Para flujo ligero: tampón mini

Este tamaño es recomendable para chichas que acaban de empezar a usar tampones o para un flujo menstrual ligero.

Para flujo normal: tampón normal

Para flujo abundante: tampón súper o súper plus

 

Imagen eliminada.

Imagen: Izquierda: tampones sin aplicador; Derecha: tampones con aplicador.

Evita tampones perfumados porque pueden ocasionar irritaciones que, a su vez, pueden provocar infecciones de hongos.

Las instrucciones, vienen normalmente dentro de la caja, y debes leerlas cuidadosamente la primera vez que utilizas los tampones.

Tienes que cambiarte el tampón con regularidad (de cuatro a seis horas o más frecuentemente si tu flujo menstrual lo requiere). Si no los cambias a menudo, existe la posibilidad de que contraigas el síndrome de shock tóxico.

Si es la primera vez que usas un tampón, es mejor que empieces por el tamaño más pequeño. Es también más fácil que introduzcas el tampón cuando tu flujo menstrual sea moderado o abundante.

No te preocupes si tardas unos minutos en aprender cómo ponerte el tampón. Cuanto más practiques, más fácil será.

La mayoría de las chicas que los usan, no los notan. Si tú sí lo notas, es posible que no te lo hayas puesto bien, así que deberías sacártelo e intentarlo de nuevo.

Directrices para insertar un tampón con aplicador

1. Lava y seca tus manos (para evitar que los gérmenes se introduzcan en un área tan sensible).

2. Retira el envoltorio.

3. La mayoría de los tampones tienen dos tubos alrededor. Un tubo interior más delgado y un tubo exterior más grueso que es propiamente el aplicador. El tubo más delgado se utiliza para empujar el tampón dentro de la vagina.

4. Sujétalo por el medio (donde los tubos interior y exterior se juntan). Asegúrate de que ves la cuerdecita asomando por fuera del tubito interior.

5. Siéntate o quédate de pie en una posición cómoda. Algunas chicas prefieren poner una pierna sobre el váter o la bañera, mientras que otras prefieren ponerse en cuclillas.

6. Abre tus labios con una mano.

7. Con la otra dirige el tubo exterior del tampón hacia la abertura vaginal. Apunta hacia el final de tu espalda.

8. Empuja suavemente el tampón dentro de la abertura vaginal hasta que tus dedos toquen tu cuerpo.

9. Continúa sujetando el aplicador por el medio y utiliza el dedo índice para empujar la mitad inferior del aplicador (el tubo interior con el cordón colgando por fuera). Sentirás cómo el tampón se desplaza por el aplicador.

10. Una vez que el tubo interior está completamente dentro y el cordón cuelga por fuera de tu orificio vaginal, retira el aplicador.

Consejos

Es más difícil ponerse un tampón si estás nerviosa o tensa. Intenta relajarte cuando te lo pongas (a pesar de que te cueste trabajo si estás nerviosa). Puedes probar a poner un poco de lubricante en la punta del tampón.

Cómo sacarse un tampón

1. Sujeta la cuerda que cuelga por fuera de tu vagina.

2. Tira suavemente de ella.

3. Envuelve el tampón en papel higiénico o un pañuelo de papel  y tíralo a la basura.

4. Ponte otro tampón si lo necesitas.

Compresas

Hay distintos tipos de compresas con diferentes formas y tamaños que puedes usar dependiendo de la abundancia de tu flujo menstrual. Algunas compresas tienen ¨alitas¨ o lengüetas laterales que te ofrecen una protección extra contra posibles fugas.

Ejemplos de diferentes tipos de compresas:

Para flujo ligero (o como protección extra cuando uses un tampón): salva slip

Nombres: protege-slip, salva-slip, panti protector, compresa extrafina.

Para flujo normal: compresa normal

Compresa normal, normal con alas, súper.

Para flujo abundante: compresa súper

Compresa súper, súper con alas o compresa de noche.

¿Cómo usar una compresa?

1. Retira su envoltorio

2. El lado por el que la compresa se despega del envoltorio es adhesivo.

3. Aprieta la compresa, con el lado adhesivo hacia abajo, contra la entrepierna de tu ropa interior.

4. La compresa estará bajo tu orificio vaginal cuando te subas los calzones y absorberá la sangre que salga.

5. Cambia la compresa cada tres ó cuatro horas, o más frecuentemente si tu flujo menstrual es muy abundante. Esto es muy importante si quieres evitar olores, manchar tu ropa o posibles infecciones vaginales.

6. Evita las compresas perfumadas (es posible que irriten la vulva o la abertura vaginal).

7. Envuelve las compresas usadas en papel higiénico o en un pañuelo de papel y tíralas a la basura.

Comments
Agrega un nuevo comentario

Comment

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang>