mirando el mar
Eleazar

Tipos de relaciones

Una relación significa algo diferente para diferentes personas, y lo que puede hacer a una persona feliz, podría hacer a otro infeliz.

¿En qué tipo de relación quieres estar? Por ejemplo, para algunas personas el matrimonio es importante, pero no todos se quieren casar. Algunas parejas solo quieren vivir juntos y pasar mucho tiempo en compañía, mientras otras prefieren darse más espacio. 

Todos encuentran la forma de manejar la relación de una manera que sirva para ellos. Es importante que tú y tu pareja quieran el mismo tipo de relación y que tengan expectativas similares.

Relaciones comprometidas

Estar en una relación comprometida (con compromisos) significa decidir juntos las reglas de la relación y aceptarlas. Normalmente quiere decir que son leales y “exclusivos” el uno para el otro. No te besas ni tienes sexo con nadie más que con tu pareja.

El compromiso no solo se refiere al sexo- también puede significar compromiso emocional. Es decir, ser honestos en cuanto a sus sentimientos y tenerse confianza en todos los aspectos de la vida. Normalmente tienes una relación de compromiso, si has estado con esa persona por mucho tiempo, o se prometieron fidelidad, o comparten un espacio (una casa o una habitación), o tienen lazos financieros o están casados.

La manera más fácil de saber si pasaste el test de la relación de compromiso, es hablar de ello con tu pareja. Evalúen qué esperan de la relación y el uno del otro. Esta charla honesta y abierta debería indicarles el nivel de compromiso que tienen el uno hacia el otro.

Relaciones abiertas

Las parejas en relaciones abiertas permiten que el otro tenga citas o sexo con otras personas. Son honestos con sus parejas acerca de dormir con otras personas, y la idea es que no lo perciben como un obstáculo en la relación.

Existen varias razones por la cuales algunas parejas aceptan relaciones abiertas. Algunas, de verdad, creen que se puede amar a varias personas a la vez. Otras, buscan la cercanía de una relación estable, sin perder la excitación de nuevas experiencias sexuales con otras personas. Con otras, tal vez sea por falta de compatibilidad sexual, o por vivir lejos uno del otro. O tal vez preferirían separarse, pero debido a las circunstancias, hijos, familia, dinero, eligen continuar juntos pero teniendo otras relaciones también. Existe otro grupo, el de personas que eligen relaciones abiertas porque prefieren no comprometerse ni tener exclusividad.

Para algunas parejas a las que las relaciones abiertas les funcionan bien. Pero muchas tienen problemas. Parece una idea interesante al principio, y crees que serás capaz de lidiar con tus emociones. Pero en realidad, es inevitable: acabas sintiendo celos. Y esto puede dañar toda la relación.

Lo mejor que se puede hacer antes de entrar en una relación abierta es hablarlo mucho y decir qué te preocupa o te da inseguridad. Luego sería bueno hacer un ensayo, viendo qué tal funciona durante un tiempo acordado antes de tomar la decisión final.

Por mucho que te guste estar con tu pareja, si no te sientes a gusto con este tipo de relación, nadie te obliga a permanecer en ella. Puedes conversar nuevamente para llegar a acuerdos o terminar la relación.

Relaciones a larga distancia

Estas se dan cuando no hay una convivencia diaria pues cada uno vive en un lugar distinto. Es decir, que no se pueden ver tan seguido. Si tú vives en Caracas y tu pareja vive en San Salvador, por ejemplo, entonces tienen una relación de larga distancia.

La relaciones pueden ser de larga distancia por muchas razones. Tal vez porque tu pareja encontró un nuevo trabajo en otra ciudad o país, o porque tú vas a la universidad lejos de casa.

Hoy las relaciones de larga distancia se vuelven más y más comúnes por las nuevas formas de comunicación. Email, chats, video chats y redes sociales hacen muy fácil que las personas estén en comunicación si tienen una relación a distancia. Incluso puedes tener cibersexo con tu pareja para mantener la chispa viva mientras están lejos.

Antes de empezar una relación a distancia, sería buena idea pensar sobre cómo cambiaría tu relación. Por una razón, no podrán besarse, tomarse de la mano ni tener relaciones sexuales como quisieran. Tampoco podrán verse ni hablar en persona por largos períodos de tiempo.

Podrían considerar tomarse un período de prueba y ver qué tal funciona antes de hacer un compromiso.

También existen parejas a distancia que son abiertas y sin problemas comparten con otras personas. Conversa, prueba qué te funciona y finalmente decide el tipo de relación que te acomode.

Relaciones de convivencia (vivir juntos)

En algunas culturas está bien que las parejas convivan sin estar casadas. En otras, vivir en pareja sin matrimonio no es socialmente aceptado. No obstante, cada vez más y más jóvenes de ciudad eligen convivir sin casarse. En Europa y Norteamérica la decisión tiene más que ver con su orientación religiosa.

Las parejas pueden elegir convivir sin casarse por varias razones. Puede ser porque quieran mantener su estado de soltería,  por razones financieras o por ser gays y no tener la posibilidad de casarse legalmente. Mucha gente también convive en pareja como una etapa de prueba antes casarse.

Vivir juntos precisa de mucho compromiso, y muchas parejas que viven juntas no se perciben distinto de las que viven en matrimonio. Muchos países occidentales confieren a las relaciones de convivencia de larga duración, la misma categoría que el matrimonio en caso de separación.

Antes de decidir vivir junto con tu pareja, considera dónde lo harán, cómo asumirán los gastos comunes, si quieren o no tener hijos, (o más, en caso que ya los tengan) y cuándo lo harán, entre otras cosas. Lo ideal sería planificar.

Relación matrimonial

El matrimonio es una unión legal entre dos personas. También le brinda aceptación social a la pareja. En algunas culturas, el matrimonio es un requisito social antes de que la pareja pueda vivir unida.

La decisión de casarse podría ser tomada sólo por la pareja. O podría ser que sus familias y parientes también participen en la decisión. Los matrimonios donde la pareja primero se enamora, se conocen como “matrimonios de amor”, mientras que en los que participa la familia se les llama “matrimonios arreglados”.

Un matrimonio es común que se celebre con una boda y las parejas consideran su fecha de boda para marcar su aniversario de matrimonio.

Si decides vivir con tu pareja casándote o no, para que la relación sea duradera en el tiempo, es adecuado conversar sobre las responsabilidades que tendrá cada quien, de tal modo que la convivencia sea respetuosa y armónica, desde cosas tan elementales como mantener el orden y limpieza de la casa hasta cómo asumirán los gatos comunes.

Comments
Agrega un nuevo comentario

Comment

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang>