apto para 18+

Sexo sano en cuerpo sano

Sexo sano en cuerpo sano
Mucho se habla de las virtudes de los encuentros eróticos para mantenernos sanas/os y contentas/os, pero poco se habla de lo importante que es mantenernos saludables para que nuestra práctica íntima sea mucho más placentera.

Sexo y deporte van de la mano. Una actividad aeróbica cotidiana, como trotar, caminar o subir escaleras, puede mejorar nuestra vida sexual. ¿Por qué? Moviéndonos aumentamos la resistencia cardiovascular, estimulando así la circulación de la sangre; esto nos puede ayudar a que la duración de nuestras relaciones eróticas sea mucho mayor (aunque es importante no sobrepasarse, porque entonces el agotamiento no nos ayudará al momento del amoursh).

Además, la sicóloga y terapeuta sexual Lizeth Leal cree que con la práctica de un ejercicio también se estimula el órgano sexual más importante: el cerebro. Eso nos va a ayudar a ser más creativos/as durante esos momentos en los que ejercemos nuestro derecho al placer (no hay que olvidar que las fantasías pueden ser un gran motor para la excitación, ya sea que se compartan o que se recurra a ellas en silencio para subir la líbido).

Si llevamos a cabo prácticas deportivas como el yoga, el tai-chi, corremos, hacemos escalada, le daremos elasticidad al cuerpo, lo cual también se verá reflejado al momento de llevar a cabo ciertas posturas sexuales.

La flexibilidad siempre se agradece.

Y así como se ponen en forma los músculos en brazos, pectorales y piernas (eso no significa que tengan que parecer Hulk para sentir los beneficios), es importante trabajar los del abdomen y, en el caso de las mujeres, los de la pelvis y la parte interna de los muslos. Cuando se lleva a cabo esa técnica impulsada en los años cincuenta por el ginecólogo alemán Kegel, la manera en que se disfruta la penetración cambia.

Es necesario contraer los  músculos pubocoxígeos. ¿Cómo? Imaginen que quieren orinar y aprietan los músculos para cortar la micción, aguantando así durante diez segundos. Después repiten esa acción varias veces. Si lo hacen a lo largo del día, mientras ven la televisión, en su trabajo o al bañarse, en poco tiempo verán resultados: podrán contraer esa zona a voluntad, de tal manera que su pareja sienta la presión de sus músculos en el pene o los dedos.

El toma-daca del placer

Entrenar algún deporte o simplemente caminar en lugar de usar el automóvil hace que el cuerpo libere endorfinas, sustancias químicas generadas en el cerebro que incrementan la sensación de bienestar. Así mismo, el ejercicio aumenta la actividad del hemisferio izquierdo del cerebro, lo que produce un efecto gratificante que se puede comparar con la euforia.

Si unimos esto con una alimentación balanceada que incluya productos orgánicos libres de hormonas, eliminamos la comida chatarra, bebemos alcohol con moderación, entonces el encuentro erótico podrá verse beneficiado y, además, aportar cosas maravillosas a sus practicantes. 

¿Cuáles pueden ser los beneficios para las personas que tienen sexo?

  • Aumenta el nivel de estrógenos, que pueden regular el ciclo menstrual y moderar los problemas de los nervios.
     
  • Se previenen enfermedades como la arteriosclerosis (mantiene la dureza de los huesos y de los tejidos de la vagina).
     
  • Se alivian dolores combatiendo jaquecas y mitigando el síndrome premenstrual.
     
  • Se combaten problemas cardiacos aumentando la resistencia cardiovascular.
     
  • Se mejora la inmunidad (aumenta el número de anticuerpos en el flujo sanguíneo y reduce el estrés).
     
  • Se queman calorías.
     

Como pueden ver, todo va relacionado: una vida que integre buena alimentación, deporte y control de la salud beneficiará nuestra vida sexual, y ésta nos puede brindar grandes regalos que nos mantengan sanos, contentos y en forma.

Para más información:  http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-772461